El colombiano Deyler Enrique Romero, presunto cabecilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), fue entregado la víspera por las autoridades venezolanas a su país de origen, informaron medios locales.

Enrique Romero, alias “Caliche”, fue detenido por la policía venezolana el pasado viernes en el estado occidental de Zulia. Su captura fue resultado de la Operación Eclipse, un operativo conjunto desarrollado desde hace más de un año por la policía colombiana y la inteligencia venezolana.

Tras la detención, el guerrillero, quien estaba en busca y captura por cargos de homicidio, secuestro, terrorismo y subversión, fue trasladado en un avión de la Policía a la capital colombiana, Bogotá.

 

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, agradeció a las autoridades del país vecino la colaboración en la captura del líder insurgente.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) es el segundo grupo guerrillero colombiano después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), integrado por unos 2.500 militantes y declarado, al igual que las FARC, organización terrorista en Estados Unidos y la Unión Europea.

Hace un par de años, Caracas y Bogotá estuvieron al borde de un conflicto armado, después de que el Gobierno colombiano acusara al presidente venezolano, Hugo Chávez, de dar refugio a guerrilleros izquierdistas, en particular a integrantes de las FARC y el ELN.

En respuesta, Venezuela anunció la suspensión de las relaciones diplomáticas con el país vecino.

RIA Novosti