Rusia y Estados Unidos intercambiaron más de 1.800 notificaciones sobre desplazamientos de sus armas nucleares en el primer año desde que ambos países comenzaran a cumplir el nuevo Tratado de Reducción  de Armas Estratégicas (START-3), informó el Departamento de Estado de EEUU.

Según explicó la entidad en un comunicado emitido con motivo del primer aniversario de la entrada en vigor del START-3, la información intercambiada contenía datos sobre el número, la localización y las características técnicas de armas e instalaciones objeto del tratado.

Las notificaciones permitieron hacer un seguimiento de los desplazamientos y cambios de estado de esos sistemas. Así, esas notificaciones se producían cada vez que un caza pesado de alguno de los dos países abandonaba el respectivo territorio nacional por un tiempo superior a 24 horas.

 

Además, en los 12 meses transcurridos desde que el START-3 entró en vigor, las partes intercambiaron en dos ocasiones el inventario completo de las armas nucleares para poder comprobar su localización.

Ese intercambio, que se hace semestralmente, junto con las notificaciones permitieron a ambos países crear una base de datos "en tiempo real" del arsenal nuclear de la parte contraria.

"El START-3 se está cumpliendo íntegramente y el número de ojivas en activo se ha reducido a su mínimo desde 1950. Este tratado constituye un gran paso hacia una cooperación más estable y beneficiosa con Rusia", resumió el Departamento de Estado.

El Tratado START-3, firmado el 8 de abril de 2010 en Praga por los presidentes de Rusia y EEUU, entró en vigor el 5 de febrero de 2011.

En virtud de este documento, que tiene una vigencia de 10 años, las partes intercambiaron datos sobre sus potenciales estratégicos, incluida la localización de los silos de misiles balísticos, información que debe actualizarse cada 1 de marzo y 1 de septiembre.

RIA Novosti