Tropas nicaragüenses www.fuerzasmilitares.org (19FEB2014).- En un acalorado debate entre diputados de la opositora Bancada Alianza PLI y del Frente Sandinista (FSLN), el partido de Gobierno, se aprobó  en lo general una reforma al Código de Organización, Jurisdicción y Previsión Social Militar, Código Militar, el cual abre la posibilidad al presidente de la República de extender por tiempo indefinido el mandato del jefe del Ejército.

Tras sancionarse en lo particular la reforma a la Constitución Política de Nicaragua, el presidente del Legislativo, René Núñez, incluyó en la agenda de discusión la reforma al Código Militar.

Este Código permite que oficiales en retiro puedan reincorporarse al Ejército de Nicaragua “asumiendo los derechos, deberes y obligaciones propios de los militares activos”.

Aprobado

64 votos fueron suficientes para que la Asamblea Nacional aprobara el proyecto de reforma propuesto el 11 de noviembre por el presidente Daniel Ortega, el cual también da función a la institución armada de vigilar los sistemas de datos, registros informáticos y espectro radioeléctrico con el fin de la defensa nacional.

Veintitrés votos en contra, de la Bancada Alianza PLI, Bapli, no pudieron evitar la reforma al Código Militar, el cual fue consultado con la jefatura del Ejército de Nicaragua el pasado 4 de diciembre.

Controversias

Durante la aprobación de la reforma en lo general, los legisladores opositores dudaban de la legalidad del dictamen, aduciendo que este no existía antes del 9 de enero, mientras los diputados de la bancada del FSLN señalaban que el dictamen se firmó desde el pasado 12 de diciembre.

El diputado Filiberto Rodríguez, vicepresidente de la Comisión de Gobernación, aseguró que el 12 de diciembre el dictamen de reforma se firmó con 10 de los 13 integrantes de la comisión, y que los tres legisladores de la Bapli se ausentaron, señalando que no iban a firmar; en tanto, el diputado Wilber López, jefe de la Bapli, dijo que lo que se había firmado era un predictamen de reforma, y que jamás se firmó un dictamen final.

Los diputados opositores votaron también en contra de la reforma, por considerar que la modificación traería consecuencias en el futuro de las Fuerzas Armadas, al establecerse un “tapón” en la cadena de ascenso del mando militar, tras la facultad que tendrá el presidente de la República de extender el período del jefe del Ejército.

“Eran necesarias”

El diputado Edwin Castro, coordinador de la bancada del FSLN, dijo ayer que la reforma al Código Militar era necesaria, porque había que adecuarla a los tiempos actuales. “Hay batallones que no aparecen en el Código, unidades que no aparecen, formas de organización diferente. El Código ya tiene más de 20 años, entonces tiene que actualizarse. Además, estamos adecuándolo a los tiempos del programa de la carrera militar”, expresó el diputado.

Castro defendió que con la reforma no se está afectando la profesionalización del Ejército ni se está poniendo a las Fuerzas Armadas al servicio del presidente de la República, sino, más bien, se está fortaleciendo la institucionalidad del Ejército.

Cómo fue la consulta

El miércoles 4 de diciembre se presentó hasta la Asamblea Nacional el jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, y en esa ocasión dijo a los medios que la reforma buscaba incorporar al menos 18 subestructuras que fueron creadas entre 1994 y 2013, las cuales actualmente funcionan dentro de la institución militar, entre ellas: el Cuerpo de Ingenieros, la Dirección de Asuntos Civiles, el Cuerpo de Transmisiones, el Batallón Ecológico, el Destacamento Naval de Aguas Interiores y la Unidad Humanitaria de Rescate.

Avilés descartó ese día la reincorporación masiva de militares en retiro, y aclaró que solo reactivarán a los cuadros que se hayan especializado en el exterior, “para aprovechar sus conocimientos” dentro de las Fuerzas Armadas.

elnuevodiario.com.ni