Daniel Ceballos, alcalde de San Cristóbal, fue detenido por agentes de inteligencia bajo cargos de rebelión civil y “agavillamiento” (asociación para delinquir)www.fuerzasmilitares.org (21MAR2014).- Las posibilidades de diálogo están cada vez más lejanas en Venezuela. Las detenciones de los alcaldes de San Cristóbal, Daniel Ceballos, y del municipio de San Diego, estado de Carabobo, Vicencio Scarano, complican el panorama político y social del país. Los dos alcaldes se encuentran con el líder opositor Leopoldo López en la cárcel militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas. Según voces opositoras, es una estrategia del gobierno de Nicolás Maduro para “desarticular” las protestas.

Lo cierto es que el orden público es un asunto que se le salió de las manos al gobierno venezolano: 30 muertes, cerca de 400 heridos, más de 100 detenidos y 41 investigaciones por violación de derechos humanos por parte de los cuerpos policiales, según un balance de la Fiscalía General. Para tratar de retomar el control, el lunes las autoridades tomaron el emblemático bastión opositor en Caracas, la plaza Francia de Altamira, y la mayoría chavista en la Asamblea Nacional tramita levantar la inmunidad a Corina Machado por “promover los desórdenes en las principales ciudades de Venezuela”.

La protesta comienza a languidecer en Caracas, y en otras ciudades, como San Cristóbal, que desde hace más de un mes está tomada por manifestantes, la violencia se ha disparado: en los últimos días dos personas fueron heridas por bala, se quemó un núcleo de la Universidad Nacional de la Fuerza Armada (Unefa) en San Cristóbal, fue asesinado un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana, John Rafael Castillo Castillo, con un disparo en la espalda. Es el quinto oficial de la Fuerza Armada Nacional que cae desde que comenzaron los disturbios el 12 de febrero.

El ministro del Interior, Miguel Rodríguez, informó que en San Cristóbal se multiplicaron los decomisos de pertrechos supuestamente usados por manifestantes, como cables con púas para bloquear calles, explosivos y sustancias químicas para fabricar bombas incendiarias, lanzagranadas y morteros con esquirlas, entre otros.

Ceballos es el segundo dirigente del partido Voluntad Popular detenido en el marco de las protestas. Scarano fue condenado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a 10 meses y 15 días de prisión por desacatar una sentencia que lo obligaba a impedir las barricadas. Según Rodríguez, las protestas han “amainado en los últimos días, transformándose en dos o tres focos duros de violencia en San Cristóbal y uno en el municipio de San Diego, en Carabobo”.

elespectador.com