El soldado de Estados Unidos acusado de matar a 16 civiles afganos ya salió de Afganistán, informó hoy el Pentágono. El soldado "fue sacado del país sobre la base de una recomendación legal", dijo el vocero del Pentágono, John Kirby, sin indicar el sitio al cual fue trasladado el soldado.

Kirby explicó que el motivo por el cual el soldado fue sacado de Afganistán es que no hay "instalaciones de detención apropiadas" en el país y agregó que la medida no necesariamente significa que el juicio se vaya a realizar fuera de Afganistán. No se han presentado cargos contra el sospechoso mientras se realiza la investigación.

El comandante estadounidense en Afganistán, John Allen, tomó la decisión sobre la transferencia.

 

El soldado, un sargento primero que de acuerdo con el Pentágono actuó solo, salió de su base el domingo por la mañana en el distrito de Panjwai en la provincia de Kandahar y mató a 16 civiles afganos, incluyendo a mujeres y niños.

El incidente ocurrió en medio de crecientes tensiones entre las fuerzas de Estados Unidos y sus anfitriones afganos, después de la quema de ejemplares del Corán y de otro material religioso en la base aérea de Bagram, dirigida por Estados Unidos, cerca de Kabul, lo cual generó protestas en todo Afganistán.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama y el secretario de Defensa, Leon Panetta, prometieron en llamadas telefónicas realizadas el domingo al presidente de Afganistán, Hamid Karzai, una investigación plena del incidente y la presentación de todo responsable ante la justicia.

Xinhua