Militar venezolano revisa un bus que viaja a Colombia, en busca de contrabando.www.fuerzasmilitares.org (22AGO2014).-  Para el gobierno de Venezuela, el cierre nocturno de la frontera no puede ser más positivo: durante los primeros días de la medida, que comenzó el 11 de agosto, “hemos superado el total de incautaciones de todo 2013”, informó el vicepresidente Jorge Arreaza. El jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb) de Venezuela, general Vladimir Padrino, indicó que en el caso de alimentos, las incautaciones llegaron en pocos días a 96 toneladas y casi 300.000 los litros de gasoil, gasolina y lubricantes venezolanos. Desde el estado de Táchira, paraíso de los contrabandistas, el vicepresidente enseñaba pilas de alimentos básicos de las marcas favoritas de los venezolanos y Padrino señalaba la cantidad de trochas (veredas) inutilizadas.

Cerca del 40% de los alimentos que Venezuela importa —a precios fuertemente subsidiados— son vendidos por “mafias de contrabandistas” en Colombia, según el gobierno venezolano. Y el impacto de ese contrabando es muy grave: uno de cada cuatro productos básicos falta o es difícil de conseguir en Venezuela, de acuerdo con el Índice de Escasez que publica el Banco Central de Venezuela.

A pesar del parte de éxito del gobierno venezolano, la medida ha sido criticada en ambos lados de la frontera. Los habitantes fronterizos, así como los transportistas y comerciantes colombianos, han manifestado su desacuerdo. Incluso la canciller colombiana, María Ángela Holguín, aseguró la semana pasada: “No nos parece que el cierre de la frontera sea la medida que va a controlar el contrabando. El contrabando se tiene que controlar con otras medidas internas”.

Las mismas críticas se escuchan desde Venezuela. Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia de Ciencias Económicas de Venezuela, asegura que “el cierre y otras medidas que está anunciando el Gobierno son puro humo, porque sólo buscan un impacto mediático, pero no tienen ninguna validez. Los incentivos que existen para violar la vigilancia son muchos y en consecuencia los que vigilan se convierten en traficantes”.

La Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol) exhortó hoy a las autoridades venezolanas a “enmendar” la decisión del cierre nocturno y a tomar otras medidas conjuntas para atacar las causas del problema. Cavecol asegura que, a su juicio, “el cierre temporal de la frontera, o cualquier otra medida de control policial, no atiende al fondo del problema (...) por las que se ha presentado un fenómeno de contrabando de extracción de tal magnitud”.

Maduro anunció que en su lucha “sin cuartel contra el contrabando” en los controles de los 2.200 kilómetros de frontera, aprobará la Ley de Costos y Precios Justos que regula todo lo que se comercializa y fija márgenes máximos de ganancia. También reveló que aplicará un sistema de identificación biométrica en supermercados y abastos, con la idea de evitar que en una misma semana se puedan adquirir alimentos básicos en sitios distintos.

Según analistas venezolanos, se trata de una versión de la tarjeta de racionamiento cubana, algo que ya se había intentado instaurar en abril, pero que sólo logró que algunos “clientes dispuestos” pusieran su huella para hacer el mercado. El Gobierno prometió que la identificación biométrica estará activa a finales de año, pero desde ya el rechazo es generalizado. “Esto va a ser como fue la máquina captahuellas en el sistema electoral: una bendición antifraude”, prometió el presidente.

“Las acciones no pueden seguir siendo tapar el sol con un dedo. Maduro está incapacitado para tomar medidas reales, pues el Gobierno lleva 15 años cometiendo errores”, explicó Mata Mollejas. Por su parte, Luis Vicente León, analista y presidente de Datanáilsis, dice que “se puede reducir un poco el contrabando con esta estrategia de supervisión y control, pero los estímulos siguen ahí y las diferencias (cambiarias y de precio) son tan grandes que es imposible pararlo”.

Maduro dio un parte de victoria y en su cruzada contra el contrabando ordenó a su equipo profundizar las investigaciones para descubrir a los peces gordos e incautar sus posesiones. “Galpones, locales, camiones, vehículos, todo”, dijo. Advirtió que en los próximos días el Ejecutivo aplicará un sistema para controlar la logística y la distribución de todos los productos y avisó: “Sepan las mafias que no nos van a vencer ni por cansancio ni por fastidio”.

elespectador.com