Venezuela posee las mayores reservas de petróleo del mundowww.fuerzasmilitares.org (31AGO2014).- Lo lograron. El país con las mayores reservas de petróleo del mundo ahora importa petróleo. Arruinaron el agro y la pesca, las industrias, la producción de café, de cemento, el turismo, el acero. Todo lo que toca este régimen colapsa. Solo quedaba el petróleo.

También arruinaron Pdvsa. Las cifras operativas (*) lo sentencian: entre 1998 y 2013 la producción cayó de 3,5 millones de barriles diarios (MMb/d) a 2,6; mientras los gastos operativos anuales subieron de 5,500 a 23,000 MM$, el costo promedio por barril de 4 a 24$. El petróleo que exportamos pasó de 3 a 1,8 MMb/d.

Los resultados financieros alarman. En 1998 Pdvsa tenía una deuda mínima, hoy es superior a 43.000 MM$. El ingreso neto en 2013 fue solo 34.000 MM$. Con el nivel de producción y consumo interno de 1998, debería haber sido 109,500 MM$, es decir, "evaporaron" 75,000 MM$ de ingresos anuales. Indigna calcular cuántos hospitales, universidades, carreteras, puertos y viviendas podrían existir hoy con estos recursos. Tendríamos una Venezuela sin deuda y con ahorros.

Ahora, por primera vez en la historia, Pdvsa importa petróleo. Del crudo liviano que traerán de Argelia para mezclar con nuestro crudo extrapesado de la Faja, tenemos en Venezuela muchas "reservas probadas no desarrolladas" similares. Han asignado a dedo 63 campos desde 2010, sin resultados. Tampoco se ha invertido en un solo mejorador para procesar el crudo pesado. Esta importación no tiene excusa.

El desastre de Pdvsa tiene otros alcances. En Las Piedras, otrora próspero pueblo de pescadores en Falcón, los barcos de pesca ahora solo trabajan de noche, dedicados al contrabando de gasoil, de las refinerías a alta mar, con la complicidad de civiles y militares. A lo que hemos llegado: compran petróleo a precio internacional y sacan gasolina de contrabando. Las mafias se han apoderado de Pdvsa y del país. Han violado nuestra soberanía, entregado el territorio, arruinado el país, hipotecado nuestro futuro. Es nuestra obligación detener esta debacle.

Vamos a reconstruir Venezuela. Requerirá potenciar la industria petrolera con grandes inversiones, reglas claras, eficiencia y probidad. El rescate de Pdvsa es indispensable y urgente; ello comenzará tan pronto logremos el cambio del régimen.

MARÍA CORINA MACHADO / eluniversal.com