Funeral del oficial caído. Familiares, compañeros de armas, y demás amigos acompañaron a los familiares en su dolor.www.fuerzasmilitares.org (03SEP2014).- Siguen las disyuntivas por el caso que alarmó al Zulia y al país entero sobre la muerte del Mayor del Ejército Raúl Antonio Bracho Jaimes y del menor de edad en el municipio Guajira, el pasado 22 de agosto, sigue estando en la palestra pública.

Esta vez el equipo reporteril de Versión Final atendió una denuncia realizada por varios habitantes del sector El Escondido, municipio Guajira, donde ocurrieron los hechos.

Los pobladores aseguran que “la matanza fue culpa de ellos mismos (militares), quienes dispararon porque la orden la dio el mayor Bracho”.

Aseguraron que los efectivos militares del 132 Batallón de Infantería José Antonio Páez, ubicado en el referido sector, acordaron el pase de 20 camiones de los cuales obtendrían, de manera ilícita, el pago de 50 mil bolívares por cada uno.

“Todo marchaba normal, le dieron pista a los 20 camiones, cuando contaron 21 se dieron cuenta de que el último iba colado y eso disgusto al Mayor quien ordenó a sus subalternos que dispararan”, relató una de las denunciantes que no quiso identificarse.

La mujer aseguró que estuvo al momento de los hechos, además de detallar que el disparo de fusil que asesinó al menor de edad fue el mismo que impactó en la humanidad del mayor del Ejército, Raúl Antonio Bracho Jaimes (40).

“Ellos comenzaron a disparar y uno de esos disparos impactó en el muchacho y luego en el cuerpo del Mayor, la distancia era relativamente cerca”, destacó la fuente.

Otro de los denunciantes contó que es frecuente el pago de 50 mil bolívares por cada camión que pasa al país vecino.

Agregó que la trocha es muy frecuentada por camiones que pasan gasolina de contrabando hacia Colombia. “Es una trilla repleta de piedras, oscura y retirada, da con La Mina de La Guajira, y enseguida a Maicao, los efectivos que trabajan ahí obtienen dinero de manera fácil”.

En cuanto al muchacho que murió en el hecho contaron que fue víctima de los militares, pues los paisanos que andaban con él nunca dispararon. “Es una desgracia la que le cayó a ese batallón que nos disparan, insultan y maltratan. La avaricia los llevó a lo que están viviendo ahora”, contaron los denunciantes.

Recordaron también a sus paisanos presos por contrabando. “Hay muchos hermanos wayúu detenidos por presunto bachaqueo, a quien deberían juzgar primero es a los efectivos militares que ese día harían un millón de bolívares”.

El caso . Cuatro tenientes y un sargento del Ejército fueron detenidos el pasado 22 de agosto, por presuntamente estar involucrados en la muerte del Mayor Bracho.

La Fiscalía 21 Militar presentó a los efectivos ante el Juzgado Décimo de Control, que los privó de libertad.
Fueron trasladados a la Dirección General de Contrainteligencia Militar en Caracas y luego fue fijado como sitio de reclusión Las Barracas, en Maracaibo.

“Chivo Flaco”. Así se apoda un “bachaquero” que presuntamente mató al mayor Bracho, para vengar la muerte de su hijo de 16 años, según otra versión ligada a inteligencia militar.

“Chivo Flaco” huyó a Colombia, pero habría sido capturado por un grupo irregular fronterizo, “Los Bota de Cuero”, que lo entregarían a las autoridades venezolanas.

versionfinal.com.ve