Familiares de los detenidos asesorándose con su abogadowww.fuerzasmilitares.org (04SEP2014).- Militares del alto rango negociaron para ocultar la muerte de un adolescente wayúu de 16 años, quien murió durante un enfrentamiento entre una comisión del Ejército y bachaqueros en la Guajira.

La idea de los militares era ocultar el crimen del menor, ocurrido el pasado 22 de agosto”, así lo informó el abogado Morly Uzcátegui, representante legal de dos tenientes detenidos por el asesinato del Mayor Bracho.

El representante legal aseguró que horas antes de la emboscada al Mayor Bracho, una comisión tuvo un enfrentamiento, donde dieron muerte a un menor de edad wayúu, que se trasladaba en una camioneta Bronco.

“La familia del adolescente nunca denunció. Los militares del alto mando se aseguraron de que el asesinato se silenciara y negociaron con los familiares el respaldo y el paso libre de camiones con contrabando por la frontera. Asimismo, no hubo reclamos porque la familia wayúu ya había vengado la muerte del menor, al darle muerte al alto jefe militar Raúl Bracho”, precisó el abogado.

Los cuatro oficiales y el sargento que acompañaban al Mayor Bracho el día de su asesinato, fueron privados de libertad y trasladados a la Dirección General de Contrainteligencia Militar, en Caracas, por ser presuntos responsables de la muerte del alto jefe.

Los tenientes intentaron salvar la vida del Mayor, pero un disparo mortal en la cabeza acabó instantáneamente con su vida. “Ellos regresaron al batallón para buscar municiones y refuerzo, pero un alto militar les prohibió que regresaran al lugar del suceso”, dijo el defensor.

“Tras varias presiones en la Fiscalía, se logró que los militares fueran trasladados, en horas de la tarde de hoy (lunes) a Maracaibo. Se fijó como sitio de reclusión la Primera División de Infantería, conocida como La Barraca”, informó el penalista.

El abogado refirió que en las próximas semanas se realizará la reconstrucción de los hechos.

versionfinal.com.ve