Símbolo nazi a bordo del acorazado Graf Speewww.fuerzasmilitares.org (09SEP2014).- Luego que la Suprema Corte resolviera días atrás que el águila del Graf Spee pertenece al Estado, el Ministerio de Defensa analiza donarla a un museo. Arriesga una demanda por parte del titular de los derechos del rescate, Alfredo Etchegaray.

A la entrada del Museo Naval de la Armada, ubicado en la rambla del Buceo, se exhiben cañones antiaéreos del Graf Spee; en el interior, hay otras piezas del acorazado de bolsillo alemán dentro de vitrinas.

Ese podría ser el destino del mascarón de popa del Graf Spee que actualmente se encuentra depositado en una caja de madera, en la sede de los Fusileros Navales (Fusna).

Uno de los problemas que tiene ese museo es su falta de seguridad. Fuentes de la Armada Nacional dijeron a El País que están evaluando construir una recinto hermético para salvaguardar el águila de posibles tentativas de robo. En la actualidad, el museo cuenta con solo 10 funcionarios y un sereno. No tiene alarmas.

Otra posibilidad que analiza el Ministerio de Defensa es que el águila sea subastada en el exterior y que lo obtenido se divida en partes iguales entre el Estado y Etchegaray, como lo determinan las normas relacionadas con el rescate de buques hundidos en aguas territoriales uruguayas.

Fuentes del Ministerio de Defensa dijeron a El País que ambas posibilidades están a estudio del titular de la cartera, Eleuterio Fernández Huidobro, y agregaron que este mes el jerarca adoptará una resolución sobre el tema.

El lunes 1°, el prosecretario de la Presidencia de la República, Diego Cánepa, informó en el Consejo de Ministros que el Estado había ganado el recurso de casación interpuesto por Etchegaray y agregó que la Suprema Corte de Justicia había determinado que el Graf Spee y todas las piezas que se hayan extraído del buque hundido en 1939 pertenecen al Estado uruguayo. "El futuro del águila del Graf Spee todavía no está definido", dijo Cánepa.

Ayer, en su muro de su página de Facebook, el buzo Héctor Bado, que estuvo a cargo de las operaciones de rescate, escribió: "Obvio que el buque le pertenece al Estado de acuerdo a la ley 14.343 (artículo 15 y decretos reglamentarios). Pero por contrato se concedió (a Etchegaray) el 50% neto del resultado de la eventual venta, tanto del águila como de todo lo rescatado".

La prensa internacional informó que el valor de mercado del águila del Graf Spee alcanzaría US$ 50 millones. Hace tres años, el tasador Enrique Gomensoro consideró que valía US$ 15 millones.

En 2007 y en 2010, el gobierno alemán protestó por la posible venta o exhibición del águila que a sus pies cuenta con un emblema nazi. El gobierno uruguayo respondió que tiene derechos sobre el acorazado. Para no irritar al gobierno alemán, la Cancillería evitó la exhibición de la pieza.

Propuesta.

Con el fin de evitar una demanda contra el Estado por incumplimiento del contrato de rescate, Etchegaray propuso que se realice una copia en bronce del águila, cuyo costo oscilará entre US$ 3.000 y US$ 25.000. Esa copia sería colocada en el Museo Naval.

"El original se vendería en una subasta internacional. Mediante ese mecanismo, el Estado obtendrá recursos para construir viviendas o para la educación, y, además, cumpliría con el contrato", dijo Etchegaray. En caso de que el Estado no le pague el 50% establecido en el contrato, Etchegaray está dispuesto a presentar una demanda por incumplimiento.

Las casas de subastas estadounidenses Christie`s y Sotheby`s, y la inglesa Bonham`s podrían rematar el águila. Sotheby`s vendió 3.000 monedas de oro, lingotes y relicarios que el buscador de tesoros Ruben Collado extrajo en 1992 de la fragata española "Nuestra Señora de la Luz" hundida en 1752 en la zona de Punta Gorda.

Las cifras

15

Millones de dólares valdría el águila del Graf Spee, según una tasación en Uruguay.

50%

Es el porcentaje que Alfredo Etchegaray reclama al Estado por la venta del águila.

Graf Spee: elaboran guión para Spielberg

Mediante su amistad con la actriz norteamericana Ariana Richards -participó en la película Jurassic Park-, el relacionista público Alfredo Etchegaray enviará un bosquejo de guión sobre el acorazado alemán al director de cine, Steven Spielberg.

"Ariana Richards tiene una excelente relación con Spielberg y le entregaría el material por si le interesa realizar una película sobre toda la historia relacionada con el barco alemán", dijo Etchegaray a El País.

El bosquejo contendrá elementos reales y ficticios relacionados con el hundimiento del barco y el triste final de su capitán, Hans Langsdorff, calificado por los historiadores como el "caballero de los mares". En su raid sobre el Atlántico en 1939, Langsdorff hundió a nueve mercantes sin que falleciera un solo tripulante.

Según Etchegaray, el bosquejo del guión también incluirá la historia del conde (graf, en alemán) Maximilian von Spee, considerado un héroe naval alemán. Murió en una batalla en aguas de las Islas Malvinas en 1914.

También incluirá la actuación del espionaje inglés que distribuyó noticias falsas en 1939 para hacer creer a Langsdorff que una enorme flota inglesa se acercaba a Montevideo.

Confundido, Langsdorff decidió hundir su propio barco en la bahía de Montevideo para que no cayera en manos enemigas. Fue un error táctico. Podía haber partido sin problemas porque la flota inglesa se encontraba a muchas millas de distancia.

El amor también es parte de la rica historia del Graf Spee. Luego de que el capitán hundiera el acorazado, muchachas montevideanas se enamoraron de marinos alemanes internados en hospitales. Varios se casaron con esas jóvenes.

Más acá en el tiempo, el rescate del telémetro del Graf Spee en 2004 sufrió un atentado que rompió lingas de gran diámetro de espesor y parte de la pieza que pesa miles de kilos.

Polémico símbolo del nazismo

EXHORTACIÓN. En 2007, el gobierno alemán, por intermedio del entonces embajador en Uruguay, Volker Anding, solicitó que se impidiera la venta y exhición del águila del Graf Spee con la enorme cruz svástica que luce al pie.

MISIVA. En una carta que entregó a la Cancillería, el diplomático dijo que por tratarse de un "barco de guerra", pertenece al Estado alemán. Hubo después otras manifestaciones de ese país, por la vía diplomática, expresando incomodidad con el hecho de que el águila del Graf Spee fuera vendida o exhibida.

DE NUEVO. En 2010, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, reiteró en Montevideo la aspiración del gobierno de su país de que el águila del Graf Spee no fuera vendida. "Nuestro deseo es evitar que los restos, sobre todo los símbolos nazis, lleguen al comercio con los emblemas militares. Es la única forma de hacerlo para evitar que se enaltezca el ideario nazi, que es lo que queremos evitar. Es una postura comprensible", señaló el canciller.
VENTA. En 1940, El País publicó una información de la agencia United Press dando cuenta que Inglaterra compraría el caso del Graf Spee, y señalaba que un comerciante uruguayo, Julio Vega Helguera, había adquirido los restos del acorazado alemán por 1.000 libras esterlinas. Un documento ubicado en los archivos de la Armada Nacional señala que "el gobierno alemán vende a Don Julio Vega Helguera, y éste le compra a aquél, los restos del barco de guerra denominado Admiral Graf Spee, hundido en las aguas del Río de la Plata".

LEY. Para defender la "propiedad" de los restos del Graf Spee, hundido en 1939, el gobierno cuenta con la norma 14.343, conocida como "Ley de Barcos Hundidos", que se promulgó para recuperar embarcaciones naufragadas y evitar accidentes marítimos.

BARCOS HUNDIDOS. La norma señala que "los barcos hundidos con anterioridad al 31 de diciembre de 1973 y cuya extracción, remoción o demolición no fuere comenzada antes de los cuatro meses después de publicada esta ley (1976), serán considerados automáticamente abandonados a favor del Estado". El Graf Spee, hundido en 1939, se encuentra dentro de la franja costera de 7 millas.

elpais.com.uy