Los radares chinos resultaron incompatibles con las necesidades de Ecuadorwww.fuerzasmilitares.org (20OCT2014).- Ecuador abrió una licitación internacional para adquirir un sistema de radares de vigilancia fronteriza y contra el narcotráfico, dijo este martes el ministro de Defensa, Fernando Cordero, quien había anticipado una inversión de 112 millones de dólares en esta compra.

"El 1ero de octubre se abrieron las ofertas de la nueva compra que se está haciendo de radares, que como todo el equipamiento militar de esta naturaleza, es una compra que está regulada por un decreto ejecutivo que tiene carácter reservado, pero les puedo decir que esa compra está en marcha", dijo Cordero a la televisión pública. 

A finales de julio, el ministro, quien entonces ocupaba la cartera de Seguridad, informó al diario El Telégrafo que el gobierno invertiría 112 millones de dólares en la compra de esos equipos.

España, Francia e Italia fueron invitados a participar en la licitación, señaló entonces el periódico estatal.

Ecuador retomó la compra de radares -cuyo número se mantiene en reserva- tras fracasar una negociación con China para adquirir cuatro de esos aparatos por 60 millones de dólares. 

Los equipos de detección chinos no resultaron compatibles con los aviones militares ecuatorianos y el Estado recuperó 36 millones de dólares que había dado como anticipo, según el gobierno. 

Cordero dijo este martes que la negociación podría cerrarse este mes. 

"Esperemos que hasta finalizar el mes de octubre esté finiquitada. Ecuador tendrá en pocos meses más todo un sistema de radares que va a cubrir todo el territorio nacional", sostuvo el funcionario.

El nuevo sistema de detección, agregó, "tendrá la capacidad no solamente de pensar en agresiones militares externas, sino todas las nuevas amenazas que Ecuador" enfrenta, agregó.

En ese sentido, mencionó las avionetas del narcotráfico que eventualmente vulneran el espacio aéreo ecuatoriano.

El gobierno de Rafael Correa, en el poder hace siete años, resolvió dotarse de un sistema de radares a raíz de un ataque militar de Colombia, en 2008, contra un campamento clandestino de la guerrilla de las FARC en territorio ecuatoriano. 

La acción, que dejó 25 muertos, incluido un alto dirigente rebelde, fue considerada por Quito y otros gobiernos como una violación a la soberanía ecuatoriana, y desató una severa crisis diplomática que solo fue resuelta en 2010. 

Correa lleva a cabo un proceso de modernización de equipos militares en el que tiene previsto invertir hasta 2017 1.558 millones de dólares.

EFP