Centro poblado de Panamá de Arauca.www.fuerzasmilitares.org (26NOV2014).- Panamá de Arauca es un centro poblado del municipio de Arauquita en el departamento de Arauca del oriente colombiano, en la frontera con el vecino país de Venezuela.

Este centro poblado ha sido tradicionalmente un centro económico vital para el desarrollo de toda la región de la Orinoquía (como es conocida esta área del país), porque bajo sus inmensas llanuras se encuentran grandes yacimientos de petróleo que han servido para jalonar la economía de toda Colombia.

Desafortunadamente, en estas áreas de importante valor estratégico y económico de este país sudamericano, no solo hacen presencia el Estado e importantes empresas nacionales e internacionales, sino que la misma riqueza del suelo ha traído a grupos guerrilleros y/o terroristas, que de una u otra forma pretenden detener el crecimiento de la región.

Curiosamente, la riqueza de este centro hizo que grupos al margen de la ley como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) establecieran alianzas criminales para intimidar a la población civil y a las empresas interesadas en el desarrollo de la región, además de poner en entredicho la institucionalidad y el poder absoluto del Estado.

En los años 2012 y 2013, la región de Panamá de Arauca enfrentó secuestros, extorsiones, ataques a vehículos y a empleados de los sectores públicos y privados. La alianza criminal pretendía que esta zona fuera un corredor estratégico para sus propósitos de debilitamiento del Estado colombiano.

Las preocupaciones del Estado por mantener la institucionalidad y de las empresas por defender sus recursos, cada uno de manera independiente, hicieron que se perdiera tiempo valioso, tiempo que terminó por beneficiar a los grupos ilegales.

Sin embargo, al ver la creciente problemática, que no solo dejaba pérdidas económicas, sino la muerte de decenas de campesinos, empleados, soldados y policías, las instituciones del Estado decidieron tomar cartas en el asunto y trazaron un Plan Estratégico de Recuperación y Consolidación en Panamá de Arauca.

Se trazaron cuatro fases en las que se integraron entidades de la estatal petrolera colombiana Ecopetrol, el Grupo Asesor de la Campaña (GAC) del Ministerio de Defensa Nacional, el Comando General de las Fuerzas Militares, el Ejército Nacional, la Fiscalía General de la Nación, la Unidad Administrativa para la Consolidación Territorial (UACT), la gobernación de Arauca, la alcaldía del municipio de Arauquita y la empresa privada, entendiendo que sólo con el compromiso interagencial se podría superar la crisis.

Las cuatro fases, aún en desarrollo, tienen por objetivo mejorar la convivencia y la movilidad de la zona, así como hacer visibles los proyectos y actividades que en la región promueven las entidades que impulsan el plan de consolidación; de igual manera y no menos importante, se busca que la comunidad asuma su responsabilidad en la convivencia pacífica como motor del progreso social y económico.

La fase 0 y/o preliminar —una de las más difíciles— que requería agrupar a las entidades y comprometerlas económica y socialmente, se inició en el año 2013. Fue necesario un plan de choque que comprendió fortalecer la presencia de la Fuerza Pública y la generación de presupuestos permanentes para el desarrollo de la zona.

Gracias a la voluntad de las entidades comprometidas y de la comunidad que poco a poco empezaba a notar las ventajas del proyecto de consolidación, los objetivos se cumplieron en su totalidad en pocos meses.

De inmediato se inició con la fase 1, en la cual la comunidad sería una de las principales beneficiadas con servicios de fortalecimiento de escuelas, brigadas de salud, equipos escolares gratuitos, así como el inicio de estudios de viabilidad de fundaciones y empresas comunitarias, como objetivos principales.

Esta fase fue importante porque la comunidad empezó a reconocer el proyecto y a sus actores, y a sentirse beneficiada él, tal como sucedió con la escuela Pedro Nel Jiménez, que fue remodelada, no solo para sus estudiantes, sino para que allí la comunidad realizara sus reuniones y recibiera beneficios en materia de salud.

Por ser una región netamente llanera, Panamá de Arauca es también ganadera y lechera, hecho que permitió que las entidades vieran una oportunidad de apoyo a la comunidad por medio del suministro de equipos y mejoras a las instalaciones de atención al ganado, importante fuente de ingreso para miles de arauquiteños.

Uno de los aspectos que más urge y requiere la región es el centro de transformación lechera y fue precisamente en esta fase en la cual se diagnosticó lo que se requería para hacerlo viable y asequible para la comunidad.

Esta cercanía generada con la comunidad y el fiel compromiso en materia de seguridad por parte del Ministerio de Defensa hicieron que los resultados estratégicos de producción y transporte de crudo fueran evidentes. Los incidentes y ataques a caravanas se redujeron en un 65% y se empezaron a recibir denuncias de atentados por parte de la comunidad, aspecto que antes era mínimo, por no decir nulo.

La Policía Nacional ha comenzado a ejercer un control más efectivo en cuanto al registro de personas y de vehículos, y se inició además con una estrategia de comunicaciones para el proyecto.

Actualmente las dos fases definitivas para consolidar la presencia del Estado y la operación en Panamá de Arauca son un hecho. A las entidades ya comprometidas se les sumará el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y el Instituto Colombiano del Deporte (Coldeportes).

De cumplirse cabalmente los objetivos de estas dos últimas fases, el aumento de recursos debe ser evidente para las familias de Panamá de Arauca y los incidentes en contra de la economía seguramente tendrán una reducción cercana a cero.

Aunque recién se ha cumplido la mitad del propósito, lo más importante fue empezar y comprometer a las entidades, que ya es una realidad. Como se han venido dando los resultados de las primeras fases, seguramente el éxito del plan de consolidación está garantizado.

La mariposa del logo que promociona el plan de consolidación en sus alas porta los colores de las entidades comprometidas y quiere representar el efecto mariposa que un pequeño centro poblado de Colombia empieza a ejercer sobre el mundo.

En definitiva, este plan de consolidación es un gran ejemplo de cómo un proyecto bien liderado hace que el Estado, la Fuerza Pública, la empresa privada y la comunidad retomen su legitimidad en un territorio que nunca debió estar a merced de los delincuentes.

dialogo-americas.com