Con sólo mirar los números, la capacidad ofensiva de blindados de Venezuela son significativamente más altos que los de Colombia.
La capacidad ofensiva de los blindados de Venezuela es significativamente más alta que la de Colombia.

www.fuerzasmilitares.org (15OCT2008).- Con sólo mirar los números, la capacidad ofensiva de blindados Venezuela son significativamente más altos que los de Colombia. Por ejemplo, Venezuela en el año 2003 tuvo un componente blindado que incluyó 81 carros de combate AMX-30 , 36 tanques ligeros AMX-13, 80-90 tanques ligeros británicos Escorpión, 75 caza-tanques M18 Hellcat y casi 300 transportes de personal de origen francés y brasileño.

El ejército venezolano también está equipado con más de 100 obuses de 105 mm remolcados y obuses autorpopulsado de 155 mm, 175 cañones sin retroceso de 106 mm y más de 220 ​​morteros Brandt, de 120 mm y 81 mm.

Pero no todo es perfecto en estos números: Un informe confidencial obtenido a mediados de 2001, informó que el componente blindado del Ejército Venezolano tenía niveles de disponibilidad operacional de sólo el 49% por ciento. 528 vehículos blindados, incluyendo del parque de tanques AMX-30 y tanques ligeros como el Dragoon 300 y Scorpion, 336 estaban en funcionamiento y 189 estaban fuera de servicio.

Fuentes del Ejército venezolano también dijeron que el trabajo de repotenciación hecho en los últimos años en los AMX-30 por Van Dam, una empresa metalúrgica venezolana sin experiencia previa en modificación de tanques de modificación, prácticamente destruyó la capacidad de combate de estos sistemas. La torre de un tanque debe girar 360 grados, pero después de la intervención de los tanques la torre sólo puede girar 80 grados a cada lado, es decir, si los AMX-30 venezolanos están flanqueados o son atacados por la espalda, serían destruidos fácilmente.

Van Dam también cambió el blindaje de los tanques AMX-30 al dividir en dos el casco. Como resultado, la armadura de estos vehículos puede ahora ser penetrada por la munición ligera, según fuentes militares. Esto significa que un soldado de infantería armado con un cohete antitanque puede penetrar estos tanques y matar a la tripulación en el interior "con la facilidad de un cuchillo caliente cortando mantequilla," si algún cohete impacta directamente sobre la soldadura de la costura. 

Para los brasileros, empresas con la experiencia que acumularon Engesa o Bernardini, hubiesen hecho un perfecto trabajo de repotenciación y modernización de los tanques venezolanos.

forte.jor.br