Mauricio Macri dijo que hay abusos del Gobierno Maduro contra opositores y la libertad de expresión.
Mauricio Macri dijo que hay abusos del Gobierno Maduro contra opositores y la libertad de expresión. Imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (01NOV2015).- El presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, anticipó este lunes que, en la próxima Cumbre de Mercosur, en diciembre, solicitará que se aplique la cláusula democrática contra Venezuela por la "persecución" a los opositores y a "la libertad de expresión".

La Cumbre de Mercosur, prevista para el 21 de diciembre en Asunción, supondrá el estreno de Macri, que tomará posesión , en citas internacionales. "Es evidente que corresponde que se aplique esa cláusula porque las denuncias son claras, son contundentes, no son un invento", dijo este lunes el líder de Cambiemos en su primera rueda de prensa tras vencer al oficialista Daniel Scioli en las presidenciales celebradas el domingo en Argentina.

La situación que vive Venezuela bajo el gobierno de Nicolás Maduro no se corresponde "con el compromiso democrático que hemos asumido todos los argentinos", agregó el presidente electo, que ya había adelantado durante la campaña su intención de denunciar a Caracas ante Mercosur en caso de llegar a la Casa Rosada.

Durante las últimas semanas, Macri se refirió en varias ocasiones a la situación de la oposición en Venezuela y muy especialmente al caso del dirigente Leopoldo López, condenado a cerca de 14 años de prisión.

De hecho, la esposa de López, Lilian Tintori, acudió el domingo en la noche al búnker electoral de Cambiemos en Buenos Aires. La cláusula democrática prevista en el Mercosur -integrado por Argentina, Venezuela, Brasil, Paraguay y Uruguay- establece la posibilidad de suspender a un Estado miembro ante la ruptura del orden democrático en virtud del Protocolo de Ushuaia, suscrito en 1998, que contempla que solo puede aplicarse por consenso.

El acuerdo fue perfeccionado en 2011, mediante un nuevo protocolo, que abre la vía a sanciones más severas, como cerrar total o parcialmente las fronteras terrestres y suspender o limitar el comercio, el tráfico aéreo y marítimo, las comunicaciones y la provisión de energía y servicios.

El protocolo fue utilizado en 2012 para suspender temporalmente a Paraguay después de que el entonces presidente paraguayo, Fernando Lugo, fuera destituido por el Congreso sin un "debido proceso", según alegaron el resto de los socios del Mercosur.

El alto representante del Mercosur, el brasileño Florisvaldo Fier, descartó aplicar la cláusula democrática contra Venezuela el pasado octubre, cuando Macri hizo esa promesa durante su campaña. 

Corregirá "error" del control cambiario

Macri dijo que corregirá problemas económicos como la restricción cambiaria y la desconfianza en las estadísticas oficiales, en su primera conferencia de prensa tras ganar un reñido balotaje contra el peronismo oficialista.

En Argentina rigen restricciones a la compra de divisas desde 2011. "El cepo (control cambiario) es un error, el no tener un Banco Central independiente es un error, son cosas que vamos a corregir", dijo en una conferencia de prensa de más de una hora, en la que lucía visiblemente cansado.

"El cepo es un error, el no dar información, el no tener acceso a estadísticas es algo que tenemos que corregir", reiteró con más énfasis en alusión a la actuación del Instituto Nacional de Estadística (INDEC), que no divulga cifras de pobreza desde 2013.

Esas decisiones para levantar el control cambiario "se tomarán cuando se generen las condiciones", aclaró sin embargo. "Habrá un único tipo de cambio donde el Banco Central va a intervenir para que esté administrado". Entre las primeras reformas económicas que planteó este lunes Macri destaca la de crear un gabinete económico de seis integrantes, en un país donde el ministro de Economía solía tener el mayor peso después del Presidente. "Esta semana vamos a trabajar activamente para definir lo antes posible el gabinete económico.

Va a haber un ministro de Hacienda y Finanzas y otros cinco integrantes", indicó Macri, promercado y de derecha, que gobernará la tercera economía de América Latina.

No obstante, se abstuvo de revelar nombres para este gabinete que debería estar formado antes del 10 de diciembre, cuando asumirá el mando de manos de la presidenta peronista de centroizquierda Cristina Kirchner. "Se acabaron los Cavallo o los Kicillof, no puede ser que el ministro de Economía pese más que el de Producción", dijo en una rueda de prensa en Jujuy, norte del país, donde el jueves cerró su campaña electoral.

De esa forma hizo referencia al "superministro" de Economía Domingo Cavallo, recordado por las medidas neoliberales que se implementaron durante el gobierno de Carlos Menem (1989-1999). Cavallo impulsó la Ley de Convertibilidad en la que un peso equivalía a un dólar estadounidense, y el posterior "corralito", el congelamiento de depósitos bancarios que terminó en una crisis económico-social sin precedentes en 2001.

Axel Kicillof ha sido ministro de Economía argentino desde 2013 y es considerado por la oposición como un ortodoxo de izquierda que impuso medidas que han dañado la situación macroeconómica del país, en concordancia con la línea ideológica del gobierno.

Macri, expresidente del club Boca Juniors, de 56 años, también prometió que va "a generar un espacio para quienes pueden y quieran invertir en la Argentina.

Emergencia de seguridad

El presidente electo de Argentina anticipó que su Gobierno declarará "la emergencia" de seguridad y profesionalizará las fuerzas policiales en todo el país.

Macri, quien asumirá como presidente argentino el próximo 10 de diciembre, expresó su deseo de equiparar cada policía provincial de Argentina a la policía Metropolitana, creada durante su gestión al frente del Ayuntamiento de la capital argentina (2007-2015). "Queremos empezar a trabajar desde el primer día para tomar control sobre el territorio", respondió el jefe de Estado electo, quien aseguró que el combate contra la inseguridad y el avance del narcotráfico será "una prioridad absoluta" de su gobierno. "Ha sido inentendible e imperdonable la inacción del Gobierno durante más de una década", criticó Macri, quien el martes se reunirá con la mandataria saliente, Cristina Fernández, para coordinar la transición.

Para el líder de la alianza conservadora Cambiemos, la política de seguridad que aplicará su Gobierno significará "un mensaje claro a aquellos que están queriendo instalarse y operar en la Argentina pensando que iban a gozar eternamente de las libertades que han tenido".

Derogar memorándum con Irán

Asimismo, afirmó que propondrá al Congreso derogar el memorándum de entendimiento firmado entre el país suramericano e Irán para esclarecer el atentado contra la mutualista judía AMIA en Buenos Aires, que causó 85 muertos en 1994.

Macri señaló que la firma del acuerdo con Irán, rechazado por las comunidades judías argentinas y denunciado ante la Justicia por supuesta inconstitucionalidad, "no ayudó en esto de unir a los argentinos y mostrarnos coherentes ante el mundo".

El pacto, rubricado entre Argentina e Irán en enero de 2013 y convertido en ley poco después por el Congreso argentino, no entró nunca en vigor al no ser aprobado por el Parlamento iraní. Por su parte, la causa judicial por supuesta inconstitucionalidad del memorándum de entendimiento está en manos de la Cámara de Casación Penal, máxima instancia penal del país, que ha demorado un par de veces la sentencia.

El acuerdo fue duramente criticado por el fallecido fiscal especial del caso AMIA, Alberto Nisman (muerto en enero pasado en circunstancias aún por aclarar), quien denunció a la presidenta argentina, Cristina Fernández, por supuesto encubrimiento a través del memorándum a los iraníes sospechosos de perpetrar el atentado.

La querella fue definitivamente desestimada por la Justicia en mayo pasado. La comunidad judía argentina atribuye a Irán y a Hizbulá la planificación y ejecución del atentado y rechaza el acuerdo por considerar que perjudica las posibilidades de encontrar y condenar a los autores del atentado. Dos años antes del atentado de la AMIA, una bomba colocada frente a la embajada de Israel en la capital del país causó otras 29 víctimas mortales.

eltiempo.com