En caso de una emergencia causada por El Niño, el buque de apoyo logístico (BAP) “Tacna” (centro) puede transportar grandes cantidades de ayuda humanitaria y cuenta con un sistema de desalinización.
En caso de una emergencia causada por El Niño, el buque de apoyo logístico (BAP) “Tacna” (centro) puede transportar grandes cantidades de ayuda humanitaria y cuenta con un sistema de desalinización.

www.fuerzasmilitares.org (16DIC2015).- Las Fuerzas Armadas de Perú están entrenadas y listas para responder a El Niño un fenómeno climático que se desarrolla en la zona centro-este del Pacífico ecuatorial cada dos a siete años y que puede llegar a causar importantes inundaciones que pondrían a la población civil en peligro, causando además daños a las industrias agrícola y pesquera del país.

Las Fuerzas Armadas están monitoreando la evolución meteorológica y se preparan para movilizar hasta 40.600 efectivos militares para proporcionar a los civiles transporte, alimentos y suministros médicos utilizando aviones y helicópteros militares de ser necesario, según un comunicado del Ministerio de Defensa.

“El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CCFFAA) está tomando cartas en el asunto con mayor incidencia para asegurar una respuesta eficiente y oportuna ante el fenómeno de El Niño ”, anunció el Mayor General de la Fuerza Aérea Peruana, Henry Pérez Saavedra, Segundo Comandante y Jefe de Estado Mayor del Comando Operacional Aéreo en entrevista con Diálogo. “La capacidad de comando y control así como los medios humanos y materiales con que cuentan las Fuerzas Armadas permitirán cumplir con la misión de ayuda humanitaria, de transporte de personal, de carga, puente aéreo, evacuación aeromédica, búsqueda y salvamento”.

El gobierno de Perú está preparado para enfrentar los peores escenarios ante la inminente llegada de El Niño durante los meses de la temporada de lluvias (diciembre-marzo), cuando el país se encuentra en mayor riesgo, según el sitio web del Comando Conjunto.

“Nosotros nos entrenamos todos los años porque siempre se presentan situaciones de riesgo. El 27 de octubre realizaremos un simulacro nocturno conjunto. Estamos preparados”, declaró el Mayor General Pérez.

Esfuerzo coordinado A fin de prepararse para la llegada de ;El Niño, el Comando Conjunto lanzó un plan intensivo de operaciones y acciones militares integradas, que complementará los esfuerzos de la Policía Nacional y otros organismos. El objetivo será monitorear los efectos de El Niño y coordinar esfuerzos con los Centros de Operaciones de Emergencias, el Instituto Nacional de Defensa Civil, el Ministerio de Defensa, los Centros de Operaciones de Emergencia Regional y otras agencias gubernamentales, incluidas algunas en el nivel local.

Si es necesario, las Fuerzas Armadas ayudarán a distribuir asistencia humanitaria, como alimentos y medicamentos, en las zonas afectadas por El Niño. También ayudarán en la creación de refugios, transporte de heridos a los hospitales, eliminación de escombros y restablecimiento de los sistemas de comunicaciones que puedan quedar fuera de servicio. Además, las Fuerzas Armadas han ordenado el despliegue de 19 aviones de transporte y más de 20 helicópteros de la Fuerza Aérea del Perú para apoyar los esfuerzos de búsqueda y rescate, según el CCFFAA.

Además, dos buques de la Armada peruana, el BAP Callao y el BAP Tacna, están preparados para colaborar. El Tacna tiene una capacidad de transporte de más de 7.000 toneladas y cuenta con un moderno sistema de desalinización y purificación que convierte el agua de mar en agua potable.

Zonas geográficas

En tierra, el plan de respuesta militar se divide geográficamente.

“Las Fuerzas Armadas del Perú han dividido el país en cinco zonas: norte, sur, centro, Ucayaly y Loreto como parte de Ucayaly para responder a las emergencias”, explicó el jefe del Comando Conjunto, Almirante Jorge Moscoso. “Se estima que la movilización de personal y equipo demandará unos 28 millones de soles [aproximadamente US$8,61 millones]”.

Las autoridades se han estado preparando para responder a los posibles efectos de El Niño con simulacros y despliegues estratégicos en las regiones de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, Amazonas, San Martín, Ancash, Lima, Ica, Arequipa, Cusco, Puno y Junín.

“El 31 de agosto, las Fuerzas Armadas realizaron un simulacro conjunto en las regiones de Tumbes, Piura y Lambayeque de acuerdo al planeamiento estratégico en apoyo a la población que se encuentre en peligro”, comentó el Mayor General Pérez. Durante el simulacro, el Comando Conjunto a través del Comando Operacional Marítimo desplegó el BAP Tacna con 1.500 metros cúbicos de materiales de ayuda humanitaria, tales como medicamentos y alimentos, y la Brigada de Intervención Inicial de la Sanidad para Emergencias y Desastres de la Policía Nacional.

El Comando Operacional Aéreo desplegó tres aeronaves de ala fija y cuatro helicópteros, llevando más de 35.000 kg de ayuda a las autoridades del lugar para ser repartida posteriormente a la comunidad. También participó en el simulacro el Comando Operacional del Norte.

“Todo el Ejército y la Marina pone sus medios a disposición del Comando Operacional Aéreo para desplegar los medios, nosotros somos los que planeamos las operaciones aéreas”, indicó el Mayor General Pérez.

Importancia de la tecnología

Las autoridades militares están utilizando tecnología para coordinar la estrategia de respuesta y los simulacros.

“Aplicamos nuestros sistemas informáticos, contamos con medios de control para poder llevar el control de las aeronaves y la carga, todo en coordinación con las autoridades”.

En la preparación para lidiar con el potencial impacto de El Niño, al que Perú es susceptible, la Fuerza Aérea “siempre viene un paso adelante porque tiene los medios más rápidos. Cuando el gobierno quiere llevar ayuda humanitaria a nivel nacional e internacional voltea a ver a la Fuerza Aérea”.

Según información de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), El Niño fue nombrado en los días cercanos a Navidad en la década de 1600 por pescadores de la costa de América del Sur que detectaron misteriosas corrientes cálidas en el océano. Cuando el fenómeno se produce, las temperaturas superficiales del océano suben periódicamente, lo que puede causar lluvias torrenciales, inundaciones en las zonas costeras y ribereñas, y sequías en otras áreas.

“Actualmente el mar del norte y centro de la costa peruana tiene un crecimiento en promedio de tres grados en su temperatura habitual”, según el sitio web del Comando Conjunto.

En la época de otoño-invierno de 1982-1983, el país sufrió pérdidas económicas estimadas en US$3.200 millones a causa de los daños provocados por El Niño Durante el mismo período de 1997-1998, Perú sufrió US$3.500 millones de pérdidas económicas por daños durante la temporada de El Niño , según el sitio web del Ministerio del Ambiente.

Cooperación de Estados Unidos

Además de la respuesta coordinada de las Fuerzas Armadas, funcionarios de la Oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero (OFDA) de EE.UU. también están trabajando con el gobierno peruano para desarrollar estrategias que permitan reducir los daños causados ​​por El Niño. En 2007, por ejemplo, dicho organismo asistió a los afectados por el terremoto de 8,0 grados de magnitud en la región de Ica, en el que fallecieron más de 500 personas.

Además, el gobierno de Estados Unidos está trabajando con los Ingenieros del Ejército de Perú para la construcción de puentes en zonas declaradas en emergencia.

dialogo-americas.com