Las protestas se realizan en el marco de la IV Cumbre de Seguridad Nuclear que reúne en Washington a los líderes de más de 50 países.
Las protestas se realizan en el marco de la IV Cumbre de Seguridad Nuclear que reúne en Washington a los líderes de más de 50 países.

www.fuerzasmilitares.org (31MAR2016).- Más de un centenar de manifestantes pidieron la eliminación de las 15.000 armas atómica que hay en el mundo, con motivo de la IV Cumbre de Seguridad Nuclear que reúne en Washington a los líderes de más de 50 países.

Una gran globo con forma de misil nuclear se alzaba en el centro de la Plaza McPherson de Washington, punto elegido para la protesta antinuclear, a solo unas cuadras del centro de convenciones donde el presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunía con líderes mundiales.

El objetivo principal de la Cumbre es abordar el riesgo de que grupos terroristas como el Estado Islámico (EI) se hagan con los materiales nucleares necesarios para fabricar armas atómicas.

Con carteles como "15.000 armas nucleares no es igual a seguridad nuclear" o "eliminemos los misiles nucleares", activistas de todo el país acudieron a la llamada de la organización Global Zero, un movimiento nacido en EE.UU. que se ha expandido en Asia.

"La cumbre se centra demasiado en las armas que podrían poseer los civiles e ignora las que tienen los ejércitos", explicó a Efe el director de Global Zero, Derek Johnson.

Nueve países poseen armas nucleares -EE.UU., Rusia, Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte- y el 90 % de ese arsenal se concentra en manos estadounidenses y rusas.

"Necesitamos que la cumbre expanda su conversación, que se comprometa en acuerdos con el objetivo de cero armas nucleares", argumentó Johnson.Coincidiendo con la Cumbre de Seguridad Nuclear, Global Zero ha organizado un encuentro paralelo con 50 jóvenes líderes y decenas de voluntarios de EE.UU. y Asia que participan en un evento de cinco días.

Procedente de Pakistán, acudió a Washington para la llamada "cumbre nuclear paralela" la responsable de la delegación de Asia, Haneen Khalid, que en tres años ha reclutado a más de 1.000 voluntarios solo en la ciudad de Islamabad."Las armas nucleares son una cuestión humanitaria", más allá de la política y la economía, defiende la líder de Pakistan, "un lugar donde la gente tiene miedo a hablar y comprometerse en activismos".

"En Pakistán hemos crecido en la violencia y el conflicto, hemos visto matar a la gente por sus ideas... Imagina lo que podrían hacer con armas nucleares", enfatizó Khalid, que reconoce que ser mujer le obliga a ir "con más cuidado".Entre los manifestantes también se contaba el candidato a legislador por el Partido Demócrata Joel Rubin.Rubin valoró positivamente las políticas nucleares de Obama que, a pesar de no considerar "suficientes", suponen un "avance" respecto a "los intereses que tenía el expresidente George W. Bush".Asimismo, el aspirante a congresista alertó del "gran peligro" que supondría una Presidencia del polémico precandidato republicano a la Casa Blanca Donald Trump, con "un futuro de inseguridad" y de "poder militar por encima de la diplomacia".

Global Zero también organizó un taller sobre cómo ejercer presión sobre los legisladores en contra de las armas nucleares, tal y como ya hizo para evitar que el Congreso bloqueara el acuerdo de no-proliferación de EE.UU. con Irán, que Obama presentó en julio.La "diplomacia" y "el liderazgo multilateral" de la experiencia con Irán representan "el modelo a seguir para alcanzar el objetivo de cero armas nucleares", explicó la directora de la campaña antinuclear, Meredith Horowski.

En el marco de esta "cumbre nuclear paralela", los activistas contaron con el apoyo del exsecretario de Defensa William Perry y el gobernador por California, Jerry Brown, quienes participaron en una charla en el centro Impact Hub (Centro de Impacto) de Washington.Brown advirtió de la "locura" que supone la estrategia de los países que se arman con arsenal nuclear que supuestamente no van a utilizar, solo para evitar ser atacados, lo que se conoce como Destrucción Mutua Asegurada(MAD, en sus siglas en inglés).Por su parte, el exsecretario de Defensa argumentó que, a pesar de los"desacuerdos" en la política nuclear, EE.UU. y Rusia deben "sentarse a hablar" y "comprometerse" con el desarme nuclear.La ausencia de Rusia es la más destacable en esta cumbre, la cuarta cita desde que en 2010 Obama lanzara esta iniciativa que se ha repetido desde entonces cada dos años.

elespectador.com