Los muertos incluyeron al piloto, el copiloto, dos jefes de carga, dos miembros de seguridad y cinco contratistas como pasajeros.
Los muertos incluyeron al piloto, el copiloto, dos jefes de carga, dos miembros de seguridad y cinco contratistas como pasajeros.

www.fuerzasmilitares.org (25ABR2016).- El accidente de un avión militar de carga C-130J que mató a 14 personas en Afganistán en octubre pasado se atribuye al uso incorrecto de un estuche de lentes de visión nocturna, de acuerdo con un reporte de la investigación que realiza la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

El vuelo se estrelló 28 segundos después de despegar del Aeropuerto de Jalalabad cerca de la frontera entre Afganistán y Pakistán el 2 de octubre mientras se dirigía al aeródromo de Bagram.

Inicialmente, el Talibán dijo que combatientes islámicos habían derribado el avión de cuatro turbinas, pero funcionarios militares de EE.UU. inmediatamente pusieron en duda esas afirmaciones.

Los muertos incluyeron al piloto, el copiloto, dos jefes de carga, dos miembros de seguridad y cinco contratistas como pasajeros. Tres guardias afganos murieron en tierra cuando el avión golpeó una torre de vigilancia, según el reporte, el cual fue dado a conocer el viernes.

El reporte revela detalles de las inusuales circunstancias detrás del accidente, el cual fue causado por un artículo aparentemente inofensivo: un pequeño y duro estuche de unos lentes de visión nocturna.

Mientras el avión estuvo en tierra bajando y subiendo carga, el piloto puso el estuche de los lentes frente a la columna de mando, que es usada para dirigir el avión durante el vuelo. El piloto puso el estuche en dicho lugar para apuntalar parte de la cola del avión, los elevadores, y ayudar al equipo a lidiar con algo de carga voluminosa. El estuche nunca fue removido de la columna de mando. Durante los primeros segundos del despegue, la nariz del avión comenzó a elevarse demasiado por lo que el piloto intentó ajustarla moviendo la columna hacia adelante. Pero el estuche bloqueó la columna.

El piloto "identificó mal el problema de control subsiguiente", dice el reporte, "resultando en técnicas de recuperación inapropiadas" tanto para el piloto como para el copiloto. La nariz del avión se elevó demasiado rápido lo que llevó a un colapso de sustentación y a la caída, dice el reporte. El avión explotó al impacto y todos a bordo murieron de forma instantánea.

"El bloqueo de los controles de vuelo durante las operaciones de carga es un procedimiento no estándar", dice el reporte, "por tanto, no hay una normativa regulatoria para prohibir el acto, o para hacer frente a la colocación y retirada del objeto que bloquea los controles".

El reporte dice que era responsabilidad del piloto y del copiloto el recordar quitar el estuche de lentes, aunque no estuviera en la lista de cosas a verificar antes del despegue.

Según la Fuerza Aérea, el C-130J Hercules tiene un costo de 48,5 millones de dólares por unidad.

cnnespanol.cnn.com