El ministro de Defensa, Julio Martinez, mantuvo una reunión con su par francés, Jean-Yves Le Drian
El ministro de Defensa, Julio Martinez, mantuvo una reunión con su par francés, Jean-Yves Le Drian

 www.fuerzasmilitares.org (14JUN2016).- Argentina está negociando con Francia la compra de 12 aviones Mirage F1, algunos Mirage 2000 y motores para poder utilizar la veintena de Pucarás que están actualmente inmovilizados, afirmó a LA NACION el ministro de Defensa, Julio Martínez.

De paso por París, donde vino a asistir al Salón del Armamento EuroSatory, Martínez fue recibido hoy durante una hora por su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian, con quien analizó en detalle la posibilidad de esa compra. "La operación prevé un excelente precio y condiciones muy favorables", precisó. El contexto de la adquisición evolucionó en forma favorable debido al acuerdo entre ambos ministros de circunscribir la operación a un "marco de Estado a Estado" para evitar intermediarios y aprovechar el nuevo clima de confianza que se instauró entre ambos países.

"La fuerza aérea argentina no puede prescindir de aviones supersónicos. Nuestros pilotos deben poder entrenarse en aparatos modernos", explicó el ministro.

Martínez se negó sin embargo a adelantar montos, modalidades de la operación y plazos de pago porque "las negociaciones no están terminadas". También reconoció que, aun cuando Estados Unidos propuso al país la venta de sus supersónicos F16, la "opción francesa" es más acorde con las necesidades del país: "La hora de vuelo de los F16 los vuelve casi prohibitivos", dijo. Chile, que posee 24 de esos aviones, no puede hacerlos volar porque cada hora en el aire cuesta 17.000 dólares.

Por otra parte, teniendo en cuenta que los pilotos argentinos conocen el Mirage desde hace décadas, el país ahorraría el costoso proceso de adaptación a una nueva tecnología.

Martínez precisó que "otros países también han propuesto sus propios aviones. Por ejemplo Italia". LA NACION pudo saber que también la empresa sueca Saab ofreció a su vez los cazas Gripen NG -que podrían ser fabricados bajo licencia en Brasil y Argentina- con transferencia de tecnología incluida.

El ministro precisó asimismo la importancia de comprar nuevos motores Turbomeca Astazou -ahora denominados Safran Helicopters Engines- para equipar la veintena de aviones Pucará que se encuentran inmovilizados. Esos aparatos se sumarían a las "tareas de vigilancia de las fronteras norte, principal paso de la droga".

"No se puede realizar esa actividad con aviones supersónicos", explicó Martinez y agregó: "Los Pucará son absolutamente apropiados para ello".

De concretarse, la compra levantará seguramente el ánimo de los jóvenes pilotos de la fuerza aérea que, desde hace años, al igual que sus pares del ejército y la marina, carecen de equipamiento apropiado y ven sus ingresos cada vez más reducidos, como lo informó ayer LA NACION.

"Sí, es verdad, los sueldos de las fuerzas armadas son la mitad que los de la policía metropolitana. Y también es verdad que muchos suboficiales se van por esa razón", reconoció el ministro de Defensa.

- Pero, ¿qué justifica esa diferencia?

- La voluntad del anterior gobierno de castigar a los militares

Para remediarlo, el gobierno no solo decidió un aumento de sueldo, "que no es del 35% para todo el mundo, sino variable". También se esfuerza en "blanquear" los salarios y pagar los casi 2.000 juicios que, como los jubilados del régimen general, los miembros de las fuerzas armadas hicieron al Estado.

"Hasta ahora, los militares cobraran la mitad del sueldo en blanco y la otra en negro. Resultado: al jubilarse cobran la mitad de lo que les correspondería. Esto no puede durar", dijo Martínez, para quién, poco a poco, las cosas irán solucionándose.

"Lo importante es que nuestras fuerzas armadas recuperen el respeto y el sitio que deben tener en nuestra sociedad", insistió.

- ¿Durante el anterior gobierno hubo algún intento de adoctrinamiento ideológico de las fuerzas armadas?

- El general César Milani lo intentó. Pero el maltrato a que estuvieron sometidas las tres fuerzas durante todos esos años vacunó a sus miembros contra esos esfuerzos-, explicó Ángel Tello, secretario de Estrategia y Asuntos Militares, que acompaña al ministro en su viaje a Francia.

En la reunión de ayer, Martínez y su homólogo francés también abordaron el eventual envío de cascos azules argentinos a ciertas zonas de conflicto. Las tropas argentinas realizan actualmente misiones de paz en Chipre y en Haití, y el gobierno acaba de dar su autorización para hacerse presente en Colombia "a partir del momento en que se firmen los acuerdos de paz con la guerrilla".

- ¿Y en República Centroafricana, donde actualmente un dramático conflicto intercomunitario enfrenta a católicos y musulmanes?

- Lo seguimos pensando. Si aceptáramos, seguramente será una presencia de apoyo logístico, por ejemplo enviando ingenieros o técnicos.

Argentina no es el único país que duda en aceptar ese tipo de misiones, debido al contexto geopolítico extremadamente delicado que existe en esa región del mundo.

lanacion.com.ar