La secretaria de Estado adjunta de EEUU para el control de armas, la verificación y el cumplimiento, Rose Gottemoeller, reafirmó el lunes la necesidad de modernizar el control sobre las fuerzas armadas convencionales en Europa.

“Debemos modernizar el control sobre las armas convencionales tomando en consideración las preocupaciones actuales en materia de seguridad”, declaró Gottemoeller al intervenir ayer en la asamblea anual de la Asociación para el control de armas.

Recordó que en diciembre de 2007 Rusia impuso una moratoria sobre el cumplimiento del Tratado FACE (Fuerzas Armadas Convencionales en Europa), documento que, según Gottemoeller, desempeña un papel clave para la seguridad y la estabilidad europea a la par con el Tratado de Cielos Abiertos y el Documento de Viena sobre el fomento de medidas de confianza.

A finales de 2011, EEUU y 21 países de la OTAN que son signatarios del acuerdo FACE, así como Georgia y Moldavia, también suspendieron el cumplimiento de algunas obligaciones derivadas del tratado con respecto a Rusia.

Gottemoeller señaló que esta situación permite “examinar la actual arquitectura de seguridad, nuestras futuras necesidades y la clase de medidas del control de armas que ayudarían a lograr nuestros objetivos de seguridad”.

Firmado en 1990 y actualizado en 1999, el Tratado de las Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE) impone restricciones numéricas sobre tanques, piezas de artillería, vehículos de combate armados, aviación de combate y helicópteros de ataque emplazados entre el Atlántico y los Urales. Rusia suspendió el cumplimiento del acuerdo ante la renuencia de los países miembros de la OTAN a ratificar la variante adaptada, que elimina el desequilibrio militar resultante de la ampliación de la Alianza hacia el Este.

RIA Novosti