México colocó el pasado jueves en Japón dos emisiones de bonos por un total que asciende a 1.000 millones de dólares, informó el Ministerio de Finanzas del país latinoamericano.

Según subrayó el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, se trata de la colocación más grande de deuda de un país emergente lanzada en el mercado asiático en los últimos 10 años.

El funcionario recalcó que es una muestra de la solidez de la economía mexicana y de la confianza que las potencias mundiales tienen hacia sus pilares.

Los expertos destacan que el país latinoamericano aprovecha el aumento de su deuda externa para conseguir una mayor flexibilidad y fuentes adicionales de fondos para financiar los gastos del Gobierno federal.

Para finales de 2011, la deuda externa mexicana ascendía a un 32% del PIB aproximadamente.

RIA Novosti