Alí Rodríguez recibió de María Emma Mejía la secretaría general del bloque. Este lunes, en Bogotá, el mando de Unasur pasó a manos venezolanas. María Emma Mejía le entregó la secretaría general del organismo a Alí Rodríguez, durante un acto realizado en la Casa de Nariño, en el cual el presidente Juan Manuel Santos, tomando la vocería de los 12 países que integran el bloque, rechazó el terrorismo y la violencia como medios para alcanzar objetivos políticos.

Durante la jornada, que contó con la participación del mandatario paraguayo, Fernando Lugo, los cancilleres de Unasur aprobaron el reglamento y el presupuesto del bloque, así como la creación de dos nuevos consejos: uno sobre seguridad, justicia y delincuencia organizada, cuya creación era prioritaria para Colombia, y otro electoral. La primera misión de este último será observar las elecciones presidenciales de Venezuela, este 7 de octubre.

"Me voy a tomar la vocería de toda Unasur para decirles a aquellos que todavía insisten en la violencia y el terrorismo para lograr objetivos políticos que esa no es la vía, que esa vía recibe el rechazo unánime de toda Unasur", afirmó Santos, al recordar que Rodríguez fue explosivista de la guerrilla venezolana, pero que entendió que las ideas no se defienden "con bombas ni con fusiles", sino "con palabras, en la democracia".

"Unasur lo que apoya es la vía democrática, las contiendas democráticas, no la violencia ni el terrorismo", agregó el mandatario.

Santos también exaltó el trabajo de María Emma Mejía en la secretaría de Unasur. Dijo que la organización queda "más fuerte y consolidada, con una serie de estructuras específicas y concretas".

Igualmente, reconoció que su percepción inicial de "escepticismo" y "recelo" frente al bloque, hace varios años, era equivocada. "Lo que estamos viendo es una organización que cada vez toma más cuerpo, que cada vez avanza dentro de la diversidad", afirmó.

A su turno, el presidente Lugo se mostró confiado en que, con la gestión de Rodríguez, "se avanzará hacia una América del Sur verdaderamente soberana, que busque superar las desigualdades dentro de cada uno de nuestros países".

Lo que sigue

De la reunión de cancilleres y la ceremonia de transmisión de mando, Unasur no solo salió con su nuevo secretario, sino también con una institucionalidad fortalecida. Presupuesto listo hasta el 2013, un reglamento con 98 pautas y 8 consejos temáticos ya operando y 2 aprobados son algunos de los logros concretos.

El papel del Consejo Electoral, que ejercerá acompañamiento en la campaña presidencial venezolana, será una de las labores más relevantes del bloque durante el año. Ecuador y Paraguay también solicitaron la presencia del consejo en sus comicios.

Rodríguez, excanciller venezolano, quien prestó juramento ante los presidentes Santos y Lugo, dijo que el debate respecto a las drogas debe ser uno de los temas que el bloque aborde "con los entes correspondientes", pero sin dejar de lado la responsabilidad que le asiste a lo que denominó, sin mencionar países en particular, el "principal mercado consumidor de droga".

El nuevo secretario de Unasur también respondió a las palabras de Santos sobre su trayectoria y aseguró que "tan pronto se dieron las condiciones para actuar en igualdad de condiciones, en el ámbito legal", él abandonó la guerrilla. "Qué día tan feliz será para todos nosotros el día que en Colombia se logre lo mismo", añadió.

Rodríguez viajará en los próximos días a Quito, donde se encuentra la sede de Unasur, para tomar posesión de su despacho.

'Somos una zona de paz': Mejía

A juicio de la saliente secretaria general de Unasur, María Emma Mejía, contar con un bloque estructurado y operante como Unasur le permitió a Latinoamérica salir "de la periferia" y jugar "en escenarios globales".

"Somos hoy una zona de paz, ejemplo para el mundo", enfatizó la excanciller colombiana, quien aseguró que "unidos como región somos mucho más que separados y países".

Por su parte, el nuevo secretario, el venezolano Alí Rodríguez, dijo que uno de los ejes del trabajo de Unasur debe ser "no solamente combatir la pobreza, sino encontrar estadios de desarrollo que vayan más allá".

eltiempo.com