Luis Felipe Ríos CastañoEl espía colombiano Luis Felipe Ríos Castaño, acusado por el Ejército de Nicaragua por actividades de espionaje, se encuentra en prisión preventiva, medida tomada por las autoridades judiciales del país.

El Fiscal Especial del Ministerio Público, Armando Juárez, confirmó a los periodistas este viernes la medida cautelar aplicada al ciudadano colombiano.

La acusación fue presentada este jueves por el Ministerio Público a las 10:08 minutos de la mañana en contra del colombiano Luis Felipe Ríos Castaño, de 34 años, por los delitos de violación de secretos de Estado, intrusión en contra de la República de Nicaragua.

Juárez informó que la audiencia inicial se fijó para el día 26 de junio a las 10 de la mañana.

La acusación fue presentada por el inspector departamental Manuel de Jesús Reyes, quien se encargará de impulsar la acusación en todas las instancias en representación del Fiscal General de la República y del Estado, explicó Juárez.

El acusado Luis Felipe Ríos Castaño, de nacionalidad colombiana realizó labor de espionaje en contra del Ejército de Nicaragua entre los meses de junio 2011 y junio de 2012, señala la acusación.

Su objetivo era la obtención y recolección de información restringida, reservada y clasificada por el Ejército de Nicaragua para ser transmitida al Comando General de las Fuerzas Armadas de Colombia, añade el libelo acusatorio.

La documentada acusación del Ministerio Pública indica que el espía colombiano era atendido por Andrés Juan Díaz Granados, del Comando General de las Fuerzas Armadas de Colombia.

Andrés también es conocido como Capitán Fernando Tikes, añade la Fiscalía.

Destaca la acusación que bajo la cobertura de ser corresponsal de una supuesta revista española identificada como FDF, Fuerzas de Defensa y Seguridad, el colombiano se asentó en Nicaragua reclutando primeramente al Capitán Jhonny Rubén Castillo Ruiz, ubicado en la Fuerza Aérea.

El espía también reclutó al teniente Amaru Vicente Álvarez Granera, ubicado en el Primer Comando Militar de Estelí.

La acusación señala que el reclutamiento se dio a cambio de remuneración económica.

Para realizara la actividad de espionaje se utilizaron contactos personales y medios electrónicos, utilizando el bar del Hotel Las Mercedes en Managua, la gasolinera Puma frente a la Fuerza Aérea, el Hotel Panorama en Estelí, Café Latino, también en Estelí y en Metrocentro, afirma el escrito.

Añade que la información era suministrada a los oficiales colombianos a través del envío de correo electrónico y sistemas de encriptación, de los cuales las autoridades tienen todos los detalles, dijo Juárez.

El pago por esas informaciones los oficiales nicaragüenses lo recibían a través de envíos de Western Union, hasta por la suma de más de 29 mil dólares, según detalla la Fiscalía. De esa forma se realizaron alrededor de 60 envíos.

Juárez también detalló la identidad de algunos de los remitentes de los envíos de dinero desde Colombia.

Entre estos mencionó al teniente Carlos Andrés Pérez Parodi, de la Escuela Naval de Cadetes Almirante José Prudencio Padilla de Colombia; Teniente Coronel Carlos Alberto Boquita Londoño, Anderson Ernesto Pérez Fernández, teniente César Leonardo Tiket Barnei, del Batallón Aéreo Transportado número 28 de Colombia; Romano Alexander Díaz de la Secretaría Distrital de Bogotá y Gerardo Chadid Santamaría, de la Escuela Naval de Cadetes, Almirante José Prudencio Padilla.

Por esos cargos y por esa información es por la que hemos acusado el día de ayer y estamos impulsando este proceso, concluyó el Fiscal Armando Juárez.

La Voz del Sandinismo-El 19 digital