El presidente de Paraguay, Federico Franco, afirmó que en su país no hubo un golpe de Estado, y sostuvo que la destitución del mandatario Fernando Lugo Méndez, de izquierda, "se hizo a través de un procedimiento constitucional y legal", informó hoy la prensa local.

En declaraciones al diario local "Clarín", se dirigió a "la presidenta (argentina), la querida doctora Cristina (Fernández, para que) tenga la certeza y la seguridad, primero (de) que no voy a aceptar un solo instante si fuera un golpe y, en segundo lugar, que esta transición se hizo a través de un procedimiento constitucional y legal".

El Senado de Paraguay aprobó el viernes, por mayoría de 39 votos, cuatro en contra y dos ausencias, la destitución inmediata de Lugo, como consecuencia de un desalojo violento la semana pasada, que dejó 17 muertos.

Determinó que el vicepresidente Federico Franco, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), asumirá de manera interina la jefatura del Ejecutivo hasta el 15 de agosto de 2013.

"Yo no voy a entrar a polemizar y mucho menos con la señora presidenta. Quiero decirle a la presidenta de la Argentina que acá en mi país hubo un cambio de guardia en forma absolutamente normal, constitucional, ajustada a las leyes", amplió Franco.

En ese contexto, anunció que no concurrirá a la venidera Cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur), el viernes de la semana próxima en la provincia argentina de Mendoza, unos 1.200 kilometros al oeste de aquí, porque su asunción "es muy reciente ynecesitamos organizar la casa".

Asimismo, consideró que "el ambiente (en el cónclave) no es el propicio con estas declaraciones" que emitieron varios líderes regionales, entre ellos la mandataria argentina y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, para no reconocerlo porque entienden que en Paraguay "se quebró el orden constitucional".

"Honestamente hablando, no es conveniente" participar en el encuentro mercosureño, porque "lo más importante es organizar, aclarar" lo que sucede en Paraguay y, en ese contexto, sostuvo que "para las buenas relaciones de los pueblos de Paraguay y Argentina" Cristina Fernández debería "visualizar, conceptualizar y entender que esto (la destitución) se hizo en forma absolutamente constitucional".

Ante la posibilidad de que se produzca un "quiebre" en la relación del Paraguay con la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y el Mercosur, Federico Franco señaló que su "primer objetivo es intentar conversar con el presidente (sic) Lugo y pedirle que nos ayude a rever esta situación, y explicar a los países vecinos cuál es la situación".

"Se puede castigar a una persona, pero no es justo castigar a 6 millones 200.000 y al país más pobre de la región", agregó.

"Voy a ir a visitar al presidente" destituido, resaltó Franco, quien destacó que las declaraciones que formuló Lugo "fueron muy sensatas en aceptar el juicio (del parlamento), en reconocer los resultados y pedir y reclamar al pueblo un desarme espiritual para que se queden en las casas".

Xinhua