Un caza furtivo F-35 de EE.UU. sobrevuela Casa Blanca, en Washington, 12 de junio de 2019.
Un caza furtivo F-35 de EE.UU. sobrevuela Casa Blanca, en Washington, 12 de junio de 2019.

www.fuerzasmilitares.org (14JUN2019).- Un portal especializado revela que, a velocidades supersónicas, varias versiones del caza F-35 de EE.UU. pueden perder su sigilo y sufrir daños estructurales.

Defense News desveló el jueves serios defectos del F-35C y el F-35B, versiones del caza furtivo de quinta generación Lockheed Martin F-35 Lightning II de la Fuerza Naval y el Cuerpo de Marines de EE.UU., respectivamente.

“No pueden volar durante largos periodos de tiempo a altitudes extremadamente altas y a velocidades supersónicas, ya que ello puede hacerles perder su revestimiento de sigilo y sufrir daños estructurales”, publicó el portal.

Según documentos a los que ha podido acceder el medio, los problemas están relacionados con el fuselaje, el revestimiento antirradar y las antenas de la cola de las mencionadas versiones del F-35.

Por ello, precisa el informe, el F- 35C solo puede volar a la velocidad de Mach 1,3 en postcombustión durante 50 segundos, lo que significa que el piloto debería cronometrar ese tiempo, disminuir la velocidad durante un par de segundos y luego volver a acelerar.

El F-35B podría volar, a su vez, solo durante 80 segundos a velocidad de Mach 1,2 o 40 segundos a Mach 1,3 sin exponerse a un riesgo de daños.

El F-35 fue desarrollado en diferentes modelos por el gigante estadounidense de la aeronáutica Lockheed Martin y ha sido descrito como el arma más cara de la historia, con un costo estimado de 400 000 millones de dólares. Sin embargo, muchos expertos militares lo consideran un fracaso de las Fuerzas Armadas de EE.UU., debido a numerosas deficiencias de rendimiento y problemas de mantenimiento

Un responsable del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) reconoció en 2016 que el 83 % de los F-35 no había podido ni siquiera despegar en un test simulado.

La oenegé Proyecto sobre Supervisión del Gobierno (POGO, por su acrónimo en inglés) reveló en agosto de 2018 que el Pentágono estaba ocultando fallos mortales de los cazas furtivos en lugar de eliminarlos.

Según estimaciones de aquel entonces del POGO, el avión de combate F-35 tenía 111 deficiencias de la primera categoría que afectarían a la seguridad o a otros requerimientos críticos, poniendo en riesgo la vida del piloto, de las tropas en tierra o el cumplimiento de la misión.

 

Hispantv.com