Investigadores de la Universidad de Texas en Austin, EEUU, demostraron por primera vez la posibilidad de “hackear” las señales GPS de un avión no tripulado, según una nota de prensa emitida hoy por este centro docente.

El profesor Todd Humphreys y sus alumnos usaron una técnica de suplantación de identidad que se conoce como ‘spoofing’ para generar falsas señales GPS y desviar el aparato aéreo de la trayectoria programada.

Lo hicieron precipitarse en picada y, cuando la caída ya parecía inminente, volvieron a cambiarle el rumbo para asegurar un aterrizaje exitoso. Realizaron esta demostración a finales de junio en Nuevo México a petición del Departamento estadounidense de Seguridad Nacional.

A finales de 2011, los iraníes enseñaron un ‘drone’ militar estadounidense que se daba por desaparecido y que ellos obligaron supuestamente a aterrizar en el territorio de Irán mediante la técnica de ‘spoofing’.

 El experimento realizado por científicos de la Universidad de Texas es la primera demostración  inequívoca de que es posible apoderarse del control de un avión no tripulado mediante falsas señales GPS y, teóricamente,  dirigirlo contra cualquier objetivo.

Humphreys señaló que su equipo se proponía demostrar los riesgos potenciales de ‘spoofing’ a las autoridades estadounidenses que planean regular para 2015 el uso de aviones no tripulados gubernamentales y comerciales en el espacio aéreo de EEUU.

RIA Novosti