Destrucción producto de los combates en SiriaEl presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó una orden secreta que autoriza a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y otros servicios secretos estadounidenses a prestar apoyo a los opositores al régimen del presidente sirio, Bashar Asad, informó la agencia Reuters citando a fuentes del Gobierno de EEUU.

La orden se emitió en los últimos meses, aunque su fecha exacta no ha transcendido.

Según una de las fuentes gubernamentales, las operaciones para prestar apoyo militar y comunicacional a los rebeldes sirios se llevan a cabo desde una base secreta, localizada cerca de la ciudad turca de Adana, en el sur del país, y creada por Turquía, Arabia Saudí y Qatar.

En las inmediaciones de Adana también se encuentra ubicada la base aérea estadounidense de Incirlik.

Sin embargo, todo apunta a que Washington por ahora no suministra armas directamente a la insurgencia siria ni participa en operaciones de combate.

La oposición siria recibe una importante financiación por parte de familias ricas saudíes y qataríes, según afirman fuentes de los Gobiernos europeos.

El portavoz de la Casa Blanca, Tommy Vietor, no ha ofrecido comentarios al respecto.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, reconoció que EEUU destinó un total de 25 millones de dólares para ayuda “no militar” a la oposición siria, como equipos de comunicación, medicamentos y artículos de primera necesidad.

“Prometimos asignar esos fondos y los hemos gastado para ayudar a la oposición, sin contar los gastos que tenemos en la región en general”, explicó Ventrell.

Agregó que Washington continuará prestando ayuda a las fuerzas sirias que luchan contra el régimen de Asad.

El diario The New York Times reveló el pasado mes de junio que un grupo de agentes de la CIA se desplazó al sur de Turquía para supervisar el suministro de armas a los rebeldes sirios. Las armas (en primer lugar, fusiles de asalto, lanzagranadas, municiones y proyectiles antitanque) se trasladan a Siria desde Turquía y son financiadas con fondos turcos, saudíes y qataríes.

A su vez, la cadena estadounidense NBC informó recientemente que el opositor Ejército Libre de Siria ya dispone de una veintena de sistemas antiaéreos que se suministraron desde Turquía.

Entretanto, continúan los violentos combates por Alepo, la segunda ciudad en importancia de Siria y su capital económica. Según medios internacionales, el Ejército sirio emplea helicópteros y aviones de combate para lanzar ataques contra el enemigo.

Los enfrentamientos armados entre las fuerzas leales al presidente Asad y la oposición armada causaron en Siria más de 16.000 muertos desde marzo de 2011, según las últimas estimaciones de la ONU.

Rusia y China han vetado tres resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que amenazaban con sanciones a Siria, ante el temor de que una intervención militar y la pérdida de la soberanía empeoren la crisis interna e incluso deriven en un conflicto regional.

RIA Novosti