El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad (d), conversa con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió este jueves a Irán que cumpla las resoluciones de la ONU que piden que frene su programa nuclear y que facilite la actuación del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en el país.

En la apertura de la Cumbre de los No Alineados en Teherán, Ban se dirigió a las autoridades iraníes, que encabezan la reunión, para solicitarles "transparencia" en su programa nuclear y que "cumplan plenamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y ofrezcan una cooperación total al OIEA".

Para Ban, Irán debe solventar las dudas del OIEA y de las grandes potencias del Grupo 5+1 sobre la posibilidad de que su programa nuclear tenga una vertiente armamentista, lo que Teherán niega, para evitar que "una guerra de palabras pueda degenerar en una guerra violenta".

Ban condenó, asimismo, las amenazas de Israel y Estados Unidos de atacar Irán, pero recalcó que es inaceptable la negación de la existencia del Estado de Israel y del Holocausto Judío por parte de las autoridades de la República Islámica.

"No acepto que ningún país amenace a otro con atacarlo, pero tampoco acepto que se niegue un hecho histórico tan dramático como el Holocausto", dijo Ban, quien califico estas actitudes de "racistas" y dijo que "socavan los principios fundamentales" deNaciones Unidas.

Por otro lado, Ban pidió la cooperación de los No Alineados, que reúnen casi a dos terceras partes de los miembros de Naciones Unidas, para "mantener la paz mundial" y evitar conflictos como los que tienen lugar en Siria, Sudán o la República Democrática del Congo.

En concreto, sobre el conflicto de Siria, pidió la colaboración de los países de Oriente Medio y de todos los No Alineados con el nuevo mediador de la ONU para ese país, Lajdar Brahimi, quien ha ocupado el puesto de Kofi Annan, quien dimitió al considerar imposibleconseguir una salida negociada.

Los conflictos sirio y palestino y la cuestión nuclear iraní centran esta 16ª Cumbre del MPNA, en la que estos países en desarrollo exigen la reforma de la ONU y unas relaciones internacionales más democráticas, que permitan a los estados más débiles defender sus derechos frente a las grandes potencias.

La Cumbre la abrió una alocución del líder supremo iraní, ayatolá Ali Jamenei, a quien siguieron con sus discursos el jefe del Estado egipcio, Mohamed Mursi, quien entregó la presidencia al iraní, Mahmud Ahmadineyad.

AFP