El departamento de Estado de EEUU anunció el 29 de diciembre del 2011, que el gobierno de Arabia Saudita concretó la adquisición de cazadores Boeing F-15SA, por un valor aproximado de USD 29.400 millones, vía el programa de Ventas Militares al Extranjero. De acuerdo al gobierno de EEUU, el acuerdo de oferta y aceptacion de oferta fue firmado el pasado 24 de diciembre en la ciudad de Riyadh.

En octubre del 2010, el secretario adjunto de Estado de EEUU, Andrew Shapiro, anunció la intención de su gobierno de vender un significativo paquete de Defensa a Arabia Saudita, incluyendo cazadores F-15. El contrato firmado comprende la adquisicion de hasta 84 aviones Boeing F-15SA, municiones, repuestos, entrenamiento, mantenimiento y logistica. La Fuerza Aérea del país árabe alinea unos 70 cazadores F-15, los que seran modernizados dentro de este mismo paquete a la configuracion SA.

De acuerdo al sub-secretario adjunto del departamento de Defensa de EEUU, James Miller, la configuracion SA incorpora la ultima generacion de computadores, tecnologia de radar AESA, sensores infra-rojos, sistemas de guerra-electronica muy avanzados, misiles aire-aire AMRAAM y AIM-9X, de guia radarica e infra-roja, capacidad de ataque todo-tiempo con una gran variedad de municiones de precision, que incluye guia por GPS y por laser, ademas de misiles de ataque a emplazamientos de radar HARM, misiles anti-buque Harpoon, entre otros.

Los sistemas de comunicaciones del F-15SA permitirá a las Fuerzas Aereas de EEUU y Arabia Saudita entrenar y operar efectivamente en conjunto, en el mismo espacio aéreo, un factor muy importante para el pais arabe, que requiere de la cooperación estadounidense para garantizar su integridad territorial. Hacia el 2019, alrededor de 5.500 miembros de la Fuerza Aerea de Arabia Saudita seran entrenados en este sistema de armas.

La entrega de la primera aeronave F-15SA esta programada para inicios del 2015 y el inicio de la modernizacion de los aviones F-15 en servicio con Arabia Saudita deberia iniciarse hacia mediados del 2014.

Autoridades estadounidenses enfatizaron que este paquete de armas es una respuesta a las especificas necesidades de Defensa de Arabia Saudita y no un mensaje velado a Irán o a algún otro pais de la region. Esta venta, ademas, no afectará las capacidades de Defensa de Israel, las que tienen que ser tomadas en cuenta – por ley estadounidense – con cada venta de armas en el Medio Este. El paquete contribuira con el sostenimiento de 55.000 puestos de trabajo en EEUU y facilitará negocios para 600 proveedores estadounidenses.

De acuerdo a un reporte del parlamento de EEUU, Arabia Saudita ha sido uno de los 3 mas grandes compradores de equipos de Defensa al país norteamericano, desde el año 2003, con compras valuadas en aproximadamente USD13.800 millones.