Bikram SinghEl jefe del ejército indio, general Bikram Singh, afirmó hoy que la guerra de 1962 con China no puede repetirse y que se han tomado todas las previsiones para salvaguardar las fronteras nacionales.

  Ante la proximidad del aniversario 50 de la contienda, única que ha perdido la India desde su independencia en 1947, Singh fue interrogado por periodistas sobre un eventual nuevo conflicto entre los dos gigantes de Asia.

"Estoy asegurándole a la nación, como jefe del Estado Mayor del Ejército, que (la guerra de) 1962 no se repetirá", señaló el general.

"Nahi hoga" (no va a suceder), recalcó en hindi.

Ambos países comparten una frontera de cuatro mil 500 kilómetros que ha sido motivo de numerosos encontronazos diplomáticos y militares, el más grave de los cuales fue precisamente la breve guerra de octubre de 1962, a más de cuatro mil metros en la cordillera del Himalaya.

En los últimos años, y en particular en el actual, las dos naciones han dado pasos para solventar de forma pacífica sus diferendos fronterizos.

A inicios de este mes, sus ministros de Defensa tuvieron en Nueva Delhi un diálogo que calificaron de "muy fructífero y franco" sobre los límites comunes y decidieron retomar el programa bilateral de cooperación militar.

También acordaron evaluar si retoman los ejercicios conjuntos entre ambos ejércitos, cancelados en 2010 luego que Beijing se negara a extenderle visa al entonces jefe del ejército indio en Cachemira, parte de la cual los chinos reclaman como propia. Al interactuar hoy con los periodistas, el general Singh aseguró que la India ha movilizado hacia sus fronteras suficientes recursos humanos y pertrechos como para defenderlas "contra cualquier fuerza hostil", sin mencionar a China o Pakistán, con el que también ha tenido dos guerras por motivos fronterizos.

"Esa es la garantía que estoy dando: no vamos a dejar que ningún enemigo entre en nuestro territorio. Hay planes en marcha en todas las fronteras", recalcó.

El territorio en litigio con China abarca unos 90 mil kilómetros que la India reconoce como uno de sus 28 estados (Arunachal Pradesh, donde precisamente tuvo lugar la guerra de 1962) y que la China llama Tíbet del Sur, y otros 43 mil que Nueva Delhi reclama en el norteño territorio de Cachemira.

Analistas militares, empero, consideran altamente improbable que las dos grandes potencias militares y económicas de Asia se enzarcen en una contienda similar dado el espíritu pragmático con que están enfocando sus relaciones.

Beijing y Nueva Delhi mantienen permanentes contactos en aras de consolidar sus vínculos económicos y de cooperación, una de cuyas metas es llevar el comercio bilateral de sus actuales 60 mil millones de dólares a 100 mil millones en el 2015.

prensa-latina.cu