Tropas estadounidenses en Afganistán. Imagen de ArchivoEl secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, ha anunciado oficialmente este viernes que, "de acuerdo a lo previsto", ha concluido la retirada de los últimos 33.000 soldados que envió su país en 2010 a Afganistán para reforzar la seguridad.

En una rueda de prensa en Nueva Zelanda, donde se encuentra de viaje oficial, el jefe del Pentágono ha señalado que estos soldados han cumplido “con el objetivo de revertir el ímpetu de los talibanes en el campo de batalla", y además han contribuido a aumentar el tamaño y la capacidad de las fuerzas de seguridad afganas.

Panetta ha recordado que, con la salida del contingente, EEUU mantiene estacionados en Afganistán unos 68.000 militares.

Compromiso de Obama

El presidente estadounidense, Barack Obama, se comprometió en diciembre de 2009 a enviar 33.000 soldados a Afganistán para reforzar la seguridad ante las amenazas de los insurgentes talibanes. La retirada es parte del proceso progresivo para transferir la responsabilidad de la seguridad a las fuerzas afganas, que culminará en 2014 con la salida total de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la Alianza Atlántica.

Sin embargo, un grupo de senadores estadounidenses ha pedido una "pausa estratégica" en la retirada de las tropas de EEUU de Afganistán debido al incremento de los ataques contra el personal de la OTAN por parte de las fuerzas de seguridad afganas, que este año han cobrado la vida de 51 militares de las tropas aliadas.

La ISAF ha anunciado esta semana que reducirá su nivel de cooperación con el Ejército afgano y que ha iniciado una revisión de sus contactos con la población local a raíz de la reciente ola de violencia.

elperiodico.com