Avión F-16 de la Fuerza Aérea TurcaTurquía prohibió a sus aviones entrar en el espacio aéreo de Siria en vistas de que Damasco puede responder a la acción de ayer de las autoridades turcas que obligaron a aterrizar en Ankara un avión de pasajeros sirio, comunicó hoy la prensa turca.

Según la cadena de televisión CNN-Turk, los aviones turcos con peregrinos  que viajan a La Meca, Arabia Saudita, cambiarán su rumbo ordinario y se dirigirán al lugar del destino evitando sobrevolar Siria.

El día en que se produjo el mencionado incidente en el aeropuerto de Ankara, un avión con peregrinos turcos que se acercaba al especio aéreo de Siria recibió la orden de regresar y tomó tierra en el aeropuerto de Adana, en el sureste de Turquía, recuerdan unos medios.

Varios cazas F-16 de la Fuerza Aérea turca obligaron a aterrizar la víspera un avión de pasajeros sirio que cubría la ruta entre Moscú y Damasco, un Airbus A-320 con 35 pasajeros a bordo, incluidos 17 ciudadanos de Rusia.

Según el canciller turco Ahmet Davutoglu, fue recibida información de que el aparato llevaba una carga “que contradice las normas de la aviación civil”.

El ministro de Transportes de Siria definió el incidente como un acto de “piratería aérea contrario a los acuerdos en materia de aviación civil”.

Su homólogo turco a su vez insistió en que el aterrizaje forzoso se llevó a cabo de conformidad con la legislación nacional y el derecho internacional.

El portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, Alexandr Lukashévich, dijo que Moscúinsiste en que las autoridades turcas expliquen los motivos de esta actuación y tomen medidas para impedir la repetición de tales incidentes en el futuro.

RIA Novosti