Siria. Imagen de archivo.El enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Siria, Lakhdar Brahimi, le aseguró hoy al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que el gobierno sirio aceptó cumplir un alto el fuego temporal.

Brahimi, que le habló al Consejo de 15 miembros a través de una videoconferencia desde El Cairo, dijo que la tregua era un "pequeño paso" hacia la resolución del conflicto, aunque advirtió que era "incierto" que pudiera mantenerse el alto el fuego, informó DPA.

El enviado especial le pidió al Consejo que respalde sus esfuerzos y advirtió que un fracaso podría exacerbar el conflicto, que ya lleva 20 meses.

Los detalles de la reunión del Consejo, que transcurrió a puertas cerradas en Nueva York, se conocieron a través de diplomáticos que se encontraban presentes.

Previamente Brahimi había dicho que el régimen de Bashar al Assad aceptó un cese de las hostilidades con motivo de la fiesta del sacrificio islámica (Eid al Adha), que comienza el viernes y dura cuatro días.

De tener éxito, podría ser el inicio de un nuevo proceso político para solucionar el conflicto, dijo el diplomático argelino.

Sin embargo, funcionarios del gobierno sirio frenaron las expectativas poco después al señalar que la cúpula del Ejército está considerando el alto el fuego, pero que no se tomará una decisión hasta el jueves.

También la oposición se mantiene escéptica acerca de las intenciones del régimen de cumplir la promesa, en vista de la experiencia del pasado.

"El régimen sirio no es honesto", dijo el portavoz del Consejo Nacional Sirio (CNS) George Sabra a dpa. "Apenas Brahimi hizo las declaraciones un funcionario sirio dijo que la decisión aún no se había tomado. Esto no es serio", añadió.

Otro miembro del CNS, Halit Hoca, declaró a la agencia de noticias turca Anadolu que muchas ciudades sirias fueron cercadas y atacadas por milicias del gobierno y dijo que sin la vigilancia internacional no es posible un alto el fuego. El año pasado, las tropas del régimen continuaron los combates incluso durante la fiesta del sacrificio.

Brahimi, por su parte, señaló que la mayoría de los líderes opositores con los que se reunió aprobaban la propuesta de un cese del fuego.

De todas formas, un grupo vinculado a la red terrorista Al Qaeda anunció en Internet su rechazo a un posible alto el fuego. El Frente Al Nusra comunicó que entre ellos y el régimen sirio no habrá ningún cese del fuego. La agrupación radical islámica se ha adjudicado varios atentados con bomba en el país.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, dijo hoy que apoya el llamamiento al alto el fuego. "Apoyamos el llamamiento (de Brahimi) para un alto el fuego para la festividad de Eid al Adha, para que los sirios puedan celebrar en paz", dijo Clinton tras reunirse con el canciller brasileño, Antonio Patriota, en Washington.

Clinton subrayó que Estados Unidos persigue el fin total de la violencia en Siria y reiteró que ello pasa por una transición que acabe con el régimen de Al Assad.

El año pasado, un alto el fuego acordado por el predecesor de Brahimi en el cargo, Kofi Annan, se rompió después de unos días.

Mientras tanto, continuaron los combates en el país. En la provincia de Idlib, cercana a Turquía, tropas del gobierno volvieron a atacar zonas controladas por los rebeldes.

En Duma, cerca de Damasco, se produjo una masacre que habría dejado al menos 20 muertos, entre ellos mujeres y niños, según activistas. La agencia de noticias estatal Sana responsabilizó de ello a "terroristas".

Entretanto, el gobierno se siente más seguro en relación con una posible intervención militar extranjera, en vista de las dudas tanto europeas como estadounidense. Al respecto, el periódico estatal "Al Thawra" comenta hoy: "Los europeos ya se han dado cuenta varias veces de que la intervención militar no es el método a elegir".

Además, en su reciente debate, tanto el presidente estadounidense, Barack Obama, como su adversario republicano, Mitt Romney, estuvieron de acuerdo en que no se puede solucionar la crisis en Siria mediante el uso de las armas. El periódico añade que los revolucionarios que esperaban ayuda externa se han equivocado y que solamente es posible una solución con el presidente Al Assad.

Por otro lado, la web opositora "All4Syria" informó recientemente que Al Assad tenía un plan B al menos para su familia. Su mujer Asmaa viajó la semana pasada a Abu Dhabi, donde estuvo tres días buscando escuelas para sus hijos.

eluniversal.com