Tras el acercamiento de cinco aviones de la fuerza aérea rusa a espacio aéreo japonés pero sin incursionar en el, la fuerza aérea japonesa desplego varios cazas para escoltar a los bombardeos estratégicos Tu-95MS, 2 aviones de reconocimiento Su-24MR y el avión de alerta temprana A-50U que el día 9 de febrero sobre las 9:00am (hora local) sobrevolaron el área marítima próxima a las islas de Hokkaido y Honshu, del lado del Pacífico y el mar Japonés, pero sin incursionar en espacio aéreo japonés, según lo afirmo una fuente de la defensa japonesa.

El coronel de la VVS Vladímir Drik, comento que “todos los vuelos (…) se efectúan sin violar las fronteras de otros Estados, en estricta consonancia con las normativas internacionales que regulan el uso del espacio aéreo sobre las aguas neutrales”.

El coronel también comento que estos aviones estaban en el cumplimiento de una misión programada de vigilancia y control del espacio aéreo ruso, las aeronaves que cumplieron una misión de un total de 16 horas fueron reabastecidas en vuelo y el avión de alerta temprana A-50U se encargo de controlar el estado de la misión y del espacio aéreo circundante para evitar algún inconveniente que impidiera la realización de la misión impartida.

La fuerza de autodefensa aérea del Japón desplego varios cazas de los modelos f-15 y f-16 para mantener bajo vigilancia las naves rusas y evitar que entraran en su espacio aéreo.

Este incidente se suma a una larga lista de incidentes entre las dos naciones, la presencia rusa en las islas kuriles ha aumentado debido a las declaraciones del gobierno japonés de reclamar estas islas como suyas, las fuerzas rusas han realizado planes para proteger la islas de una posible incursión japonesa enviando helicópteros de combate, baterías antiaéreas y múltiples sistemas de combate.

Daniel Cárdenas