Un miliciano del Ejército de Liberación Siria en una base en Azaz.El Departamento de Estado norteamericano ha designado formalmente al grupo rebelde sirio Yabat El Nusra como una organización terrorista, en un intento de contener el avance de células afines a Al Qaeda dentro de la oposición al régimen de Bachar El Asad. La diplomacia estadounidense considera que Yabat El Nusra es un grupo creado por los líderes de Al Qaeda en Irak. Tras la designación, sus activos en suelo norteamericano quedan congelados y se prohíbe a ciudadanos norteamericanos entablar relación comercial alguna con sus integrantes.

Washington espera así aislar a los grupos yihadistas dentro de la oposición siria, algo que le permitiría reconocer formalmente al resto de los grupos rebeldes como interlocutores válidos. El miércoles, Hillary Clinton, jefa de la diplomacia estadounidense, tomará parte en Marrakech en una reunión del denominado Grupo de Amigos de Siria. Allí se espera que acepte a una amalgama de grupos rebeldes como representantes legítimos de la ciudadanía siria, un paso necesario para consensuar un plan de transición ante la eventual caída de El Asad.

“De momento apoyamos a la oposición siria con asistencia no letal, aunque hay otros países que han optado por otras vías. Pero lo que hacemos, dentro del marco del Grupo de Amigos de Siria y dentro de otras agrupaciones, es coordinarnos para entender bien a quiénes apoyamos de modo que podamos dar sustento a las fuerzas opositoras que favorezcan una Siria democrática, unitaria y pluralista y no dejar que nuestro apoyo caiga en manos de extremistas”, dijo este lunes en conferencia de prensa la portavoz de la diplomacia estadounidense Victoria Nuland.

La inteligencia norteamericana considera que grupos extremistas como Yabat El Nusra suponen hasta el 9% de las fuerzas rebeldes. En muchas instancias, han protagonizado los mayores avances frente a las fuerzas leales al régimen de El Asad, quien se ha parapetado en su bastión de Damasco. Muchos de los integrantes de Yabat El Nusra son yihadistas que viajaron a Irak en los años de guerra, y que tras el repliegue norteamericano han optado por regresar a su país, para participar en la rebelión que comenzó el año pasado.

elpais.com