Damasco. Imagen de archivo.En el primer caso las víctimas eran todas de una misma familia. Los llamados Comités de Coordinación Local y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos explicaron en comunicados diferentes que aviones militares bombardearon una panadería y barrios residenciales de Muazamiya.

La Comisión General para la Revolución Siria precisó, por su parte, queentre los muertos se encuentran nueve niños y una mujer, además de decenas de heridos, de los cuales algunos están graves.

El activista Yafar al Jeir, coordinador de la opositora Red Sham, especificó en declaraciones telefónicas a la agencia Efe que los bombardeos se produjeron contra dos panaderías y no una. Sin embargo, Al Jeir no pudo precisar la cifra de víctimas mortales y de heridos. (Lea también: Sangriento inicio de 2013 en Siria: al menos 69 muertos)

30 muertos por ataque a gasolinera

Al menos 30 civiles murieron cuando aviones sirios bombardearon una gasolinera en un suburbio en manos de los insurgentes ubicado en el límite este de Damasco, informaron dos activistas de la oposición en el lugar del ataque. "Conté al menos 30 cuerpos. Estaban quemados o desmembrados", dijo Abu Saeed, un activista que llegó a la zona.

Otro activista, Abu Fouad, dijo que aviones habían bombardeado la zona cuando un cargamento de combustible arribó y una multitud se agolpaba en la estación.

Por la mañana, la artillería del régimen bombardeó las localidades de Duma y de Harasta, así como el barrio de Qabun, mientras que las tropas bombardeaban barrios del sur de la capital, añadió el OSDH, una ONG que se apoya en una importante red de militantes y médicos en Siria.

Una niña murió en un bombardeo en Saraqeb, en la provincia de Idleb (noroeste), indicó la misma fuente. En esta provincia, tropas del ejército y milicianos rebeldes, en su mayoría yihadistas, se enfrentaban este miércoles en los alrededores del aeropuerto militar de Taftanaz, informó el OSDH. Dos rebeldes y varios soldados murieron en esos enfrentamientos, precisó la ONG.

También se registraban combates cerca de Wadi Deif, una de las últimas posiciones militares del gobierno en el noroeste del país, donde el Frente Al Nosra (yihadista) lanzó una ofensiva la semana pasada, indicó el OSDH. Por otra parte, las autoridades cerraron el aeropuerto internacional de Alepo, en el norte del país, la segunda ciudad de Siria.

Se trata de la primera vez que las autoridades cierran un aeropuerto internacional desde el comienzo de la rebelión en marzo del 2011. Según un primer balance provisional del OSDH, 19 personas murieron este miércoles en Siria, un día después de que 104 personas perdieran la vida (35 civiles, 38 rebeldes y 31 soldados), según el OSDH.

El martes, el régimen sirio continuó su ofensiva contra localidades de la periferia de Damasco, donde también estallaron enfrentamientos entre el Ejército sirio y los combatientes rebeldes, informaron fuentes opositoras.

60 mil muertos en 20 meses

Al menos 60.000 personas han perdido la vida en el conflicto sirio desde marzo de 2011 hasta noviembre de 2012, informó la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

El estudio realizado por la ONU advierte de que se trata de una estimación a la baja del número real de víctimas, dado que muchos de los muertos no han sido contabilizados por ninguna de las siete fuentes -incluida el Gobierno- con las que se ha elaborado el recuento.

Conforme a los datos recogidos, el número de víctimas causadas por el conflicto era de 59.648 de marzo de 2011 al 30 de noviembre de 2012. La mayoría de las muertes se produjeron en Homs (12.560), alrededores de Damasco (10.862) Idlib (7.686), Alepo (6.188), Daraa (6.034) y Hama (5.080).

El estudio demuestra el incremento sostenido del número de fallecidos conforme el conflicto se extendía en el tiempo: del millar por mes registrado en el verano boreal de 2011 a los más de 5.000 de un año después.

"No existe ninguna justificación para estos crímenes. A menos que haya una rápida solución al conflicto, temo que miles (de personas) más morirán y sufrirán terribles heridas a causa de la obstinación de aquellos que creen que se puede conseguir algo con más baño de sangre, más tortura y más destrucción absurda", lamentó Pillay.

La Alta Comisionada recordó que el elevado número de víctimas se debe a un conflicto que comenzó "porque el Gobierno usó la fuerza de forma desproporcionada para suprimir unas protestas de civiles desarmados que inicialmente eran legítimas y pacíficas".

"La incapacidad de la comunidad internacional y en particular del Consejo de Seguridad para parar esta masacre es una vergüenza para todos", sentenció.

La alta comisionada solicitó que comiencen los preparativos para cuando el conflicto acabe, a fin de evitar que se produzcan represalias, venganzas y discriminaciones, como, a su juicio, ha ocurrido en lugares como Afganistán, Irak o República Democrática del Congo.

EFE,  REUTERS y AFP