Al menos 20 personas han muerto y 13 han resultado heridas en un atentado con coche bomba contra el Palacio Republicano de la ciudad de Al Mukala, en el sureste de Yemen, poco después de que en la capital, Saná, prestara juramento el nuevo presidente del país, Abdo Rabo Mansur Hadi.

Una fuente de seguridad informó de que un terrorista suicida hizo estallar el vehículo contra la entrada del edificio gubernamental, que sirve de sede al jefe de Estado en sus visitas a Al Mukala, capital de la provincia de Hadramut.

Entre las víctimas mortales figuran tanto miembros de la Guardia Republicana, encargados de la protección del palacio, como viandantes. En el momento del atentado, perpetrado con una camioneta cargada con explosivos, no había ningún responsable regional o personalidad política en el edificio.

La provincia de Hadramut es conocida por la importante presencia de seguidores de la red terrorista de Al Qaeda, que han tomado el control temporalmente de ciudades meridionales.

Por ello, la fuente no descartó que detrás del atentado esté la organización terrorista, que desde 2009 ha perpetrado decenas de ataques contra objetivos gubernamentales, militares y turísticos en esta provincia.

La lucha contra Al Qaeda es una de las prioridades del nuevo presidente, quien en su discurso de investidura ante el Parlamento en Saná consideró este asunto "un deber nacional y religiosopara lograr el retorno de los desplazados".

La actividad de la organización terrorista y grupos afines se ha recrudecido desde que estalló hace más de un año la revuelta contra el régimen de Alí Abdalá Saleh, cuya salida definitiva del poder se produjo hoy con la toma de posesión de Hadi.

Elmundo.es