La producción de opio en Afganistán sigue creciendo pese a los esfuerzos que aplica la comunidad internacional, declaró hoy el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov.

"A pesar de los esfuerzos que se aplican, la producción de opio en Afganistán creció de 3.600 toneladas en 2010 a 5.800 toneladas en 2011, casi un 40 por ciento", dijo Lavrov.

El canciller ruso intervino hoy en la tercera conferencia ministerial del Pacto de París contra la propagación de la droga de origen afgano, en Viena.

"La lucha contra la droga afgana debe ser una tarea de primer orden para la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF)", subrayó Lavrov.

 

Dijo que sin medidas drásticas como la destrucción de los cultivos de opio en Afganistán –tal como se hace con los cultivos de coca en Colombia– nunca se avanzará en la lucha contra el narcotráfico.

"También se debe privar a los productores de droga del acceso a las sustancias químicas sin las cuales es imposible producir la heroína y otros opiatos compuestos", señaló Lavrov.

Comentó que los cimientos de la industria de la droga se verán socavados  en cuanto los productores de la droga pierdan acceso a los precursores de estupefacientes.

La tercera conferencia ministerial del Pacto de París contra la propagación de la droga afgana fue convocada por iniciativa de Moscú con la participación de Francia y otros países.

RIA Novosti