China no cambiará su estrategia militar y se atendrá a la política defensiva pese a los avances económicos, anunció hoy portavoz del Ministerio chino de Defensa, coronel del primer rango Geng Yansheng.

“China se atendrá a la política defensiva. Hoy y en futuro, cualquiera que sean nuestros logros económicos, China no optará por una política expansionista ni aspirará a hegemonía”, dijo en Pekín al comentar que la historia y las particularidades de la diplomacia china predeterminaron su desarrollo militar.

Añadió que ante “la evolución compleja de la situación internacional” China parte de los intereses de sus ciudadanos y de la comunidad internacional.

Al comentar los recelos respecto al reforzamiento del potencial militar de China y su participación cada vez más activa en las operaciones extranjeras, Yansheng recalcó que participando en las operaciones de paz internacionales China observa las normas de la ONU y legislación internacional vigente.

"La participación de China en las maniobras internacionales corresponde a los principios de no alineación y no tiene por objetivo perjudicar los intereses de otros países”, dijo Yansheng.

Según el “Libro Blanco de la Defensa Nacional de 2010” presentada en Pekín este jueves, la situación de seguridad nacional de China se hace cada vez más complicada.

Entre las amenazas incluidas en el documento figuran el movimiento extremista “Turquestán Oriental”, los grupos separatistas del Tíbet así como intentos de desestabilizar las relaciones entre China y Taiwán.

Además, en el Libro se nota que “actualmente sube la presión sobre la integridad territorial, el derecho del mar y intereses de China”. Según el documento, hoy en día surgen amenazas nuevas que pueden perjudicar  los sectores energético, financiero e informático del país.

En este mes de marzo el Gobierno de China anunció que en 2011 destinará a la defensa, la mayor partida del presupuesto nacional, $91.500 millones (un 12,7% más frente al año anterior).

RIA Novosti