Vehículos aéreos no tripuladoswww.fuerzasmilitares.org (25OCT2013).- Los éxitos de la industria militar de la República Popular China muy a menudo crean la euforia entre los comentaristas chinos. Si tomamos en cuenta los foros chinos de internet, puede surgir la impresión de que China hace ya tiempo que superó en el campo de las tecnologías militares a Rusia y Europa, y le queda solo un pequeño salto para alcanzar a EEUU.

La realidad, como norma, es siempre mucho más compleja, hay algunos campos donde el retraso con respecto a Rusia y Europa se mantiene. Sin embargo, en la rama de la aviación no pilotada, los drones, China ha pasado a Rusia en varios años y solo cede un poco a los más avanzados logros norteamericanos.

Los medios de comunicación rusos, remitiéndose a fuentes del complejo militar industrial informaron que el primer ejemplar de prueba de un drone ruso de combate, con peso de despegue de veinte toneladas, saldrá para el año 2018, el prototipo del drone más ligero, de peso cinco toneladas, entre los años 2015 y 2016. Conviene considerar que se está hablando de planes, los cuales, cuando se trata de proyectos tan extraordinariamente complejos, cambian muy a menudo, tanto en Rusia como en Occidente.

Sin embargo, incluso si estos planes se llegan a realizar por completo, eso significaría un atraso con respecto a China de cuatro a cinco años en el campo de la aviación no pilotada. Se sabe que el prototipo chino del drone de combate pesado Lijian con una baja posibilidad de ser detectado por los radares ya apareció a principios del año 2013 y está pasando pruebas intensivas. Este no es el único drone chino con baja posibilidad de ser detectado por los radares, los chinos ya han creado un aparato similar al modelo norteamericano RQ-170 Sentinel.

Además, ya en los años 2011-2012, China comenzó la producción en serie del drone súper ligero de ataque Ilun, con un peso de mil doscientos kilogramos. Por sus posibilidades recuerda al norteamericano Predator. Actualmente, este aparato ya se ha vendido en varios países, incluyendo uno de Asia Central. Para el Ilun se han desarrollado una gran cantidad de tipos de armas, incluyendo misiles guiados por láser y bombas pequeñas con trayectoria corregida. En cambio, Rusia no tiene ni una sola producción en serie de algún tipo de drone que pueda llevar armas.

El atraso ruso es provocado tanto por causas objetivas como con errores de planificación en los programas propios. La tecnología de la producción de aviones no pilotados comenzó a adquirir la predominancia actual en la década de los noventa y principios del 2000, precisamente el período más difícil para la economía rusa y la industria militar, cuando trataban más de sobrevivir que de desarrollarse. Después, cuando los medios aparecieron, toda la atención se centró en los sistemas electrónicos de los drones a costa de otros sistemas. De esta manera, se perdió tiempo.

Rusia puede basar el desarrollo de los drones en su inmensa experiencia de diseño y construcción de los aviones pilotados. Pero en Rusia por ahora no hay desarrollada una producción de motores de combustión interna para la aviación con los parámetros necesarios para los drones ligeros, tampoco se producen muchos tipos de materiales y equipamiento especializado. Parcialmente, este problema se está tratando de resolver con la cooperación con Israel y los países occidentales europeos, pero esta colaboración depende fuertemente de la posición política de EEUU. A medida de que el mercado mundial de aviones no pilotados sigue creciendo, China tendrá la posibilidad de fortalecerse en él y no temer la concurrencia rusa en este campo.

spanish.ruvr.ru