John Kerry en la OTANwww.fuerzasmilitares.org (07DIC2013).- La OTAN puso bajo presión al presidente afgano, Hamid Karsai, a fin de que firme un amplio acuerdo sobre seguridad con dicha alianza luego del retiro de tropas extranjeras. EE. UU. quiere firmar un acuerdo bilateral con Afganistán en el que se regule, por ejemplo, que los soldados extranjeros no tengan que presentarse ante un tribunal islámico en caso de cometer un delito. El tratado deberá sentar las bases para las normas que afectarán al resto de tropas de los demás países del mundo.

Pero Karsai sigue poniendo condiciones al acuerdo, y se presume que especula con dejarle la decisión a su sucesor, que deberá ser electo en abril de 2014. La OTAN, por su parte, insiste en que el presidente afgano firme antes de esa fecha. El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, advirtió a Karsai “no jugar por tiempo”. “También debemos planificar, debemos tomar las decisiones logísticas correctas”. Si bien nadie quiere ponerle un plazo, la OTAN quiere que el asunto se aclare antes de fines de 2013.

Sin firma no hay dinero

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, comunicó a Karsai lo que está en juego si sigue bloqueando la firma del acuerdo de seguridad. La OTAN planea enviar miles de soldados capacitadores luego del retiro de tropas a fin de formar a las fuerzas afganas de seguridad, pero “si falta la firma, no se puede enviar soldados a Afganistán”, dijo Rasmussen. Según él, eso pondría en peligro la situación de seguridad en ese país.

Además, también peligraría la ayuda al desarrollo prometida por la alianza, y se estima que se trata de mucho dinero. La manutención de los soldados afganos y la ayuda al desarrollo costarían cerca de tres millones de euros. Afganistán no puede desistir de dicho apoyo, por lo cual la presión sobre Karsai para que firme el acuerdo es enorme. Al mismo tiempo, la OTAN tiene muy en claro, según Rasmussen, que lo único que puede hacer es insistir con su oferta al presidente de Afganistán, ya que “no es un ejército de ocupación”.

Preocupación por la situación en Ucrania

Durante su encuentro en Bruselas, los ministros de RR. EE. y el secretario general de la OTAN expresaron su preocupación por los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía en Ucrania, luego de que el presidente Víktor Yanukóvich vetara la firma de un acuerdo de asociación y comercio con la Unión Europea el 29 de noviembre.

El martes, los ministros de Exteriores de la alianza militar criticaron la violencia usada

 

contra los manifestantes ucranianos que reclaman la firma de un pacto de asociación del país con la Unión Europea (UE). Anders Fogh Rasmussen criticó en ese contexto “la violencia exagerada por parte de la policía” en Kiev y exigió al Gobierno de Ucrania “a respetar los principios democráticos básicos, entre los cuales se cuentan la libertad de expresión y de reunión”.

Tras reunirse con sus homólogos de la OTAN en Bruselas, Serguei Lavrov, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, criticó este miércoles (4.12.2013), a su vez, a la Organización del Tratado del Atlántico Norte por el comunicado en el que censura la violencia contra los manifestantes en Ucrania. Lavrov señaló que Occidente no debe inmiscuirse en el conflicto en la exrepública soviética.

dw.de