Marzie Afjamwww.fuerzasmilitares.org (13DIC2013).-La portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Marzie Afjam, acusó este viernes a grupos dentro del gobierno de EE.UU. de querer "matar" el pacto nuclear de Ginebra, después de que Washington impusiese sanciones a empresas y particulares e Irán abandonase este viernes las conversaciones nucleares en Viena.

Afjam condenó con dureza las nuevas sanciones norteamericanas y señaló que EE.UU. "será responsable de las consecuencias", informó la agencia nacional iraní IRNA.

La portavoz de Exteriores dijo que Washington está actuando con "confusión", puesto que al tiempo que la Casa Blanca trata de convencer al Congreso de no imponer nuevas sanciones contra Irán, el Tesoro y el Departamento de Estado "llevan a cabo actuaciones sin sentido para imponer sanciones contra compañías iraníes y extranjeras".

Según ella, hay grupos tanto dentro como fuera del gobierno estadounidense que están tratando de matar el pacto nuclear alcanzado en Ginebra el pasado 24 de noviembre entre Irán y el Grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) que congela parcialmente el programa nuclear iraní a cambio de un levantamiento limitado de las sanciones.

El presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores del Parlamento iraní, Alaedin Borouyerdi, alabó la decisión del Ministerio de Exteriores -tras conocerse las penalizaciones por EEUU- de suspender las negociaciones nucleares a nivel técnico que tenían lugar en Viena para tratar sobre la implementación del pacto.

La decisión de llamar a consultas a Teherán al equipo negociador es "completamente lógica y revolucionaria", dijo Borouyerdi, ya que Washington "ha roto" sus compromisos.

"Fuera de toda duda, la reciente decisión de EEUU (de imponer nuevas sanciones) supone una ruptura del pacto de Ginebra y los responsables de ese país han demostrado que no se puede confiar en ellos", declaró el diputado a IRNA.

Según el legislador, la decisión estadounidense demuestra que EEUU es "un seguidor" del lobby sionista incapaz de actuar con independencia.

Borouyerdi añadió que la continuidad del pacto nuclear, considerado un avance histórico para poner fin a la crisis nuclear que enfrenta a Irán con la comunidad internacional desde hace una década, "dependerá de los hechos" de las potencias, sobre todo de EEUU.

"Teniendo en cuenta el enfoque antagonista de ese país y la reciente ruptura del acuerdo de Ginebra, no podemos ser optimistas sobre el futuro de las negociaciones nucleares", sentenció.

El Plan de Acción aprobado en Ginebra compromete a EEUU, la ONU, la UE y las seis potencias (EEUU, Rusia, China, Alemania, Francia y Reino Unido) a "no imponer nuevas sanciones relacionadas con la cuestión nuclear" durante un plazo de seis meses.

La penalización a las empresas por parte del Tesoro estadounidense y el Departamento de Estado se hace por haber violado sanciones ya existentes.

El viceministro iraní de Exteriores, Seyed Abad Araqchi, que integra el equipo negociador iraní en Viena, criticó hoy con dureza las penalizaciones de Washington y aseguró que "contradicen la verdadera esencia del acuerdo alcanzado en Ginebra".

En ese texto, las partes se daban un periodo de seis meses para seguir negociando un pacto definitivo en materia nuclear que ponga fin a una década de desacuerdos.

La comunidad internacional sospecha que bajo el paraguas de un supuesto programa nuclear civil, Irán quiere hacerse con los materiales y conocimientos para poder acceder a armas nucleares, acusación que Teherán niega, insistiendo que su programa atómico tiene fines exclusivamente pacíficos.

EFE