Rusia y China están muy cerca de firmar un contrato de compraventa de 48 cazas polivalentes Su-35 por casi US$4.000 millones, comunicó hoy el diario "Kommersant" que cita una fuente del sector de defensa ruso.

"Las partes están muy cerca de firmar uno de los contratos más importantes del último decenio por el que China recibirá 48 cazas polivalentes Su-35", dijo la fuente.

Comentó que el único problema consiste en que Moscú exige de Pekín garantías jurídicas de que abandonará su práctica de copiar aviones rusos haciendo competencia a Rusia en el mercado internacional, pero China no se apresura a brindar tales garantías.

A modo de ejemplo, la fuente citó el avión chino J-10 que es copia exacta del caza ruso Su-27, o el FC-1 que es copia del caza MiG-29.

El director de la edición "Export vooruzheni" (Exportación de armamento), Andrei Frolov, señaló que los planes de China de comprar una partida tan grande de cazas rusos se debe al atraso de su industria bélica.

"China alcanzó grandes éxitos al aprender a piratear cazas soviéticos o rusos, pero no supo desarrollar motores fiables para estos aviones y los compra a Rusia", dijo Frolov.

Según datos del Centro de Análisis del Comercio Mundial de Armas, Rusia entregó el año pasado a China 11 motores D-30KP2 para bombarderos H-6K y unos 60 motores AL-13F/FN para los cazas J-10, J-11 y Su-27/30.

RIA Novosti