Un grupo pro derechos humanos chino señaló este viernes que las condiciones de los activistas en el país han empeorado en el último año, en el que se han producido más de 4.000 detenciones de activistas políticos.

El grupo Defensores de Derechos Humanos Chinos, con base en Hong Kong, aseguró que las autoridades estrecharon el cerco a los disidentes tras un llamamiento de protestas al estilo de la "Primavera Árabe" en el país.

Afirman además que más de 150 de los detenidos también fueron torturados.

El grupo expresó particular preocupación por el elevado número de disidentes detenidos en lugares secretos durante semanas e incluso meses, sin que se diese ninguna explicación a sus familiares.

Pekín afirma que el gobierno sigue las leyes que rigen en el país.

BBC Mundo