Los líderes de Rusia y de Chinawww.fuerzasmilitares.org (27MAY2014).- El historiador británico Paul Kennedy hace algunos años ya afirmaba “que no resultaba fantasioso imaginar un mundo con tres grandes divisas de reserva: dólar, euro y el yuan, que Asia daba un paso al frente en el escenario, mientras Europa se convertía en un coro distante”. Pronóstico que puede ser ilustrado con “la disminución de la importancia del dólar, la desintegración de los sueños europeos, la carrera armamentística en Asia y la parálisis del Consejo de Seguridad de la ONU.”

Mientras el Occidente, aparentemente distante de las profundas transformaciones en el mundo y con un cálculo político equivocado anuncia las sanciones en contra de Rusia, la cooperación estratégica entre China y Rusia se fortalece y se vislumbra una posible alianza en temas de seguridad que podría incluir a Irán.

Después de 10 años de negociación, en Shangai, con la presencia de los mandatarios de China y Rusia, se firmó un contrato histórico entre Gazprom y la empresa china Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC), lo que significa la garantía de fuentes energéticas al mayor consumidor del mundo, durante 30 años, a partir de 2018, un nuevo mercado para Moscú y un reto para Europa que, a largo plazo, tendrá que buscar un nuevo proveedor de gas. Aunque la construcción de la infraestructura empezará pronto y el suministro de gas natural será dentro de algunos años, el acuerdo de 400 mil millones de dólares, podrá acelerar el proceso de “desdolarización” del mundo, ya que se prevé intercambio en monedas nacionales. Algo ya realizado entre India y Japón, en América Latina, entre Brasil y

Argentina. Vale resaltar que una de las propuestas de los BRICS,-Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- es la creación de una moneda común Se quedó atrás un mundo en los que el 85% o más de las reservas de divisas internacionales eran en dólares. En la actualidad, los datos registran aproximadamente 60%. 
Acto seguido, se realizó el Foro Económico de San Petersburgo, con 6.500 participantes provenientes de 70 países. El vicepresidente Li Yuanchao enfatizó los estímulos que ambos países tienen para fortalecer la cooperación, entre esos, la recuperación de la economía mundial, alto grado de confianza y complementariedad mutuas. Hasta el momento China y Rusia suscribieron 40 acuerdos bilaterales.
Hasta muy poco tiempo, expertos vaticinaban que China no tenía pretensiones hegemónicas, que su gran meta era convertirse en potencia económica mundial, desplazándo a Estados Unidos, pero que lejos de su imaginario estratégico estaba la posibilidad de arcar con el costo de un mayor liderazgo internacional. No obstante, a partir de la nueva mirada de Estados Unidos hacia Asia, China parece estar dispuesta a blindar su área de influencia. El presidente chino Xi Jinping durante la IV Conferencia de Interacción y medidas para el Desarrollo de la Confianza (CICA), defendió una mayor cooperación en materia de seguridad y desarrollo en Asia, un continente donde “ningún país debe dominar”.
Antiguos aliados ideológicos, Rusia y China toman el ajedrez internacional mediante una alianza geoeconómica y geopolítica que sorprendió a los mejores jugadores. Sin duda, un nuevo triunfo político del presidente Vladimir Putin, el presidente con la más alta popularidad en el mundo, pero China no deja de asombrar y los BRICS se consolidan como una alternativa para la construcción de un mundo multipolar.

elespectador.com