Tropas de los Estados Unidoswww.fuerzasmilitares.org (23JUN2014).- El Pentágono se mantiene a la espera de negociar con el Gobierno iraquí un acuerdo que establezca protecciones legales a los 300 asesores militares que se desplegarán por el país para detener los avances de los yihadistas suníes.

"No vamos a mover a nadie hasta que se establezca el marco legal apropiado", indicó en una rueda de prensa el portavoz adjunto del Pentágono, el coronel Steve Warren.

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció la semana pasada que ayudará al Gobierno del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, con el envío de hasta 300 asesores militares que ayudarán al Ejército de ese país frenar la ofensiva de los islamistas suníes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

"En cuanto tengan todo el marco legal establecido empezarán inmediatamente a desplazarse desde el Comando Central (el mando militar estadounidense en Oriente Medio)", explicó Warren.

Parte de ese grupo de militares de las fuerzas especiales serán elegidos entre personal militar que ya está en la embajada estadounidense en Bagdad, pese a lo cual también necesita protecciones adicionales para desplegarse en cuarteles iraquíes, mucho más expuestos.

Todas las tropas estadounidenses, no adscritas a la embajada abandonaron Irak a finales de 2011, debido a que Estados Unidos no obtuvo un acuerdo que estableciera ciertas garantías de inmunidad para esos militares.

Warren recordó hoy que los 300 asesores militares que se pretende desplegar en Irak irán a ese país invitados por el gobierno de Bagdad, por lo que esperan que el acuerdo legal se pueda formalizar de la "manera más rápida posible".

El Pentágono confirmó el pasado viernes que están buscando un compromiso por escrito para evitar que los militares estadounidenses puedan, por ejemplo, ser procesados por la justicia iraquí si cometen algún abuso.

El Departamento de Estado es el encargado de negociar ese marco legal.

EFE