Abd Rabo Mansur Hadi www.fuerzasmilitares.org (24SEP2014).- Un acuerdo de paz apadrinado por la ONU fue firmado este domingo en Yemen tras una jornada marcada por los avances de los rebeldes chiitas, que tomaron instalaciones del gobierno y del ejército en Saná, la capital del país.

El acuerdo fue firmado en presencia del emisario de la ONU Jamal Benomar, el presidente Abd Rabo Mansur Hadi y representantes de diversas facciones políticas, entre ellas la de los rebeldes chiitas Ansarualá, indicó la agencia oficial Saba. El acuerdo se basa "en los resultados de la conferencia de diálogo nacional" que finalizó en enero y decidió crear en Yemen un Estado federal.

Según la agencia Saba, poco después de la firma, la policía militar se disponía a retomar todos los edificios gubernamentales en manos de Ansarualá, a petición de los propios rebeldes. Entre otros, los insurgentes chiitas controlaban la radio pública, el centro de mando de las fuerzas armadas, el cuartel general de la sexta región militar, la sede de la cuarta brigada, el departamento de propaganda del ministerio de Defensa así como el parlamento, el banco central y la aviación civil.

A pesar de su avance, el ministerio del Interior pidió de manera inesperada a sus fuerzas de seguridad que no se enfrentaran a los rebeldes, lo que podría ser un signo de que los chiitas tenían apoyos dentro del gobierno.

También el domingo la agencia Saba anunció la dimisión del primer ministro Mohamed Basindawa para protestar contra el presidente Hadi, al que acusa de "monopolizar el poder". Pero poco después, en un signo más de la confusión que reina en el país, la presidencia afirmó que Hadi no había recibido la carta. - Combates y explosiones - Desde el pasado jueves, los combates entre rebeldes chiitas Ansarualá, también llamados huthis, y los milicianos islamistas sunitas del partido Al Isla han dejado decenas de muertos.

El acuerdo de paz fue negociado por el emisario de la ONU, que tuvo conversaciones con el líder de Ansarualá, Abdel Malek al Huthi, en su feudo de Sada, una ciudad del norte de Yemen. Los chiitas son mayoritarios en el norte de Yemen pero están en minoría en el conjunto del país. Los huthis derivan del zaidismo, una rama del chiismo que representa más del 30% de la población del país.

"Los huthis quieren poder decidir a nivel nacional, con una parte de poder igual o superior a la de sus principales rivales políticos de Al Isla" explicó a la AFP April Longley, una especialista de Yemen en International Crisis Group.

A pesar del toque de queda decretado el sábado por las autoridades en cuatro barrios del norte de Saná, los enfrentamiento siguieron de noche y durante la jornada del domingo se oyeron explosiones en el norte de la capital y disparos y bombardeos en el resto de la ciudad. Tras haber acampado en las entradas de Saná y de haberse manifestado para pedir la dimisión del gobierno, los rebeldes chiitas lanzaron una ofensiva el 9 de septiembre contra la sede del gobierno, una manifestación que fue duramente reprimida por la policía.

El gobierno hizo entonces algunas concesiones y aceptó formar un gobierno de transición así como bajar el precio de los carburantes pero los rebeldes chiitas hicieron nuevas demandas.

En los últimos cuatro días han sido suspendidos los vuelos de compañías extranjeras en el aeropuerto de Saná porque está situado en la zona de los enfrentamientos.

También están cerradas las escuelas, los mercados y los comercios de la ciudad, mientras en el norte los habitantes han empezado a huir de los combates.

AFP