El líder de Corea del Nortewww.fuerzasmilitares.org (12OCT2014).- El viernes se realizó la ceremonia conmemorativa del 69 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores, el partido político único que controla desde 1948 Corea del Norte. Es una fecha demasiado importante como para que no asistan los más altos funcionarios del gobierno, así sea para saludar a las cámaras y desaparecer. No obstante, la ausencia del máximo líder del país, el joven Kim Jung Un, opacó el evento y despertó muchas sospechas sobre su paradero y su estado de salud. Se especula hasta con su muerte y un posible golpe de Estado en su contra.

El único rastro de Kim Jung Un en la ceremonia fue una ofrenda floral que llevaba su nombre y fue colocada ante las dos inmensas estatuas que se alzan a las afueras de Pyongyang. La última vez que el joven mandatario apareció en público fue el 3 de septiembre, cuando acudió con su esposa, Ri Sol-ju, a un concierto del grupo local Moranbong en el Teatro Artístico Mansudae de Pyongyang. Esta es su ausencia más prolongada en eventos oficiales desde que hizo su primera presentación pública en 2010, según NK News. La última vez que se había ausentado de manera prolongada, ya como líder supremo, fue durante 24 días, entre el 7 de junio y el 1 de julio de 2012.

Minutos después de realizada la ceremonia del Partido de los Trabajadores, se registró fuego cruzado entre Corea del Sur y Corea del Norte. Activistas surcoreanos lanzaron globos con mensajes contrarios al régimen comunista en la frontera terrestre que divide ambos países (una “zona desmilitarizada” que está entre las más militarizadas del planeta). Las fuerzas armadas norcoreanas dispararon a los globos e impactaron al otro lado de la frontera, lo cual desencadenó un intercambio de artillería. La agencia norcoreana tachó el envío de panfletos como “poco menos que una declaración de guerra” y aseguró que las relaciones entre ambos países pueden desembocar en una “catástrofe incontrolable” si no se acaban estos episodios.

El Gobierno surcoreano descartó que el mandatario del país vecino haya sido víctima de un golpe de Estado militar y consideran que el país sigue bajo su control. Las especulaciones sobre un cambio en la cúpula del poder surgieron desde el 4 de octubre, cuando una delegación norcoreana viajó a la ciudad surcoreana de Incheon para asistir a la ceremonia de clausura de los Juegos Asiáticos. Dicha Comisión iba encabezada por Hwang Pyong-so, nombrado recientemente vicepresidente de la Comisión Nacional de Defensa y vice mariscal del todopoderoso Ejército.

A pesar de los rumores, lo más probable es que el joven Kim esté enfermo y esto no se haya comunicado con claridad a la opinión pública. Según algunos reportes, el mandatario padece gota o tiene ambos tobillos fracturados tras una intensa gira por las fábricas y bases militares del país, y por su sobrepeso. Hace algunas semanas, medios estatales del país informaron que el presidente sufría “algunas molestias”, sin dar más detalles, después de que circulara un video por la televisión norcoreana del líder cojeando ostensiblemente en un acto. A pesar de su ausencia en los eventos oficiales, los medios estatales norcoreanos siguen elogiando su figura.

El ministro de Defensa de Corea del Sur dijo este viernes a los reporteros en Seúl que "tiene razones para creer que Kim Jung Un probablemente se esté alojando en una de sus casas", cerca de un exclusivo hospital de Pyongyang, con su esposa y su hermana. El funcionario también mencionó el hospital de Bonghwa, un centro exclusivo famoso por atender a los miembros más prominentes del partido gobernante de Corea del Norte. No obstante, debido al hermetismo y al misterio que caracteriza a Corea del Norte, es imposible verificar esta información.

elespectador.com