Ejército Popular de Liberación (EPL) de Chinawww.fuerzasmilitares.org (11NOV2014).- La oficina de auditoría del poderoso Ejército Popular de Liberación (EPL) de China estará bajo control directo de la Comisión Militar Central (CMC), según ha informado este jueves la agencia china Xinhua, como parte de las reformas para estrechar la supervisión sobre el Ejército.

La oficina había sido previamente parte del Departamento de Logística General del EPL. El ex subdirector del departamento, Gu Junshan, ha sido investigado por corrupción desde que fue despedido en 2012, según han contado las fuentes a Reuters.

Gu está acusado de vender centenares de posiciones militares y hacerse con millones de dólares desde una posición que le permitía influir sobre nombramientos y desarrollo de contratos sobre terrenos en propiedad militar, han añadido las fuentes.

La reasignación de la oficina de auditoría, anunciada en un decreto firmado por el presidente, Xi Jinping, le proporcionará "un estatus más independiente y autoritario ya que estará directamente dirigido por la CMC, el mayor órgano militar de toma de decisiones y de comando", según ha informado Xinhua.

"Es una gran decision tomada por el presidente Xi y la CMC es un esfuerzo de fortalecer al Ejército y estrechar la auditoría y la supervisión sobre la actividad económica militar", ha informado Xinhua, citando a un militar.

"También es una medida para profundizar en la defensa nacional y la reforma nacional, así como para impulsar la innovación en el sistema de auditoría del Ejército", ha añadido. Xi es presidente de la CMC, que controla los dos tercios de las Fuerzas Armadas. Eliminar la corrupción es su principal objetivo. Los militares denuncian que los chanchullos en el Ejército son tan comunes que podrían minar la capacidad de China para ir a la guerra.

La campaña de Xi pretende aumentar los esfuerzos para modernizar las Fuerzas Armadas, que están proyectado su poder sobre las disputadas aguas del este y el sur de China.

A finales de octubre, los medios estatales afirmaron que un ex alto oficial militar, Xu Caihou, había confesado haber cobrado "masivas" recompensas a cambio de ayudar en ascensos, convirtiéndose en el primer militar derribado en la campaña anticorrupción de Xi.

China intensificó la campaña anticorupción a finales de los 90, prohibiendo al ELP participar en negocios. Pero los militares han estado envueltos en acuerdos comerciales en estos años debido a la falta de controles y equilibrios, han afirmado los analistas militares.

europapress.es