Las fuerzas del régimen sirio continuaron este miércoles sus ofensivas en distintas zonas de Siria, a pesar de la presencia de una misión de observadores de la ONU en este país, denunciaron varios grupos opositores y activistas.

Las fuerzas sirias lanzaron ataques y practicaron detenciones contra los rebeldes en Homs(centro), Idleb (norte), Deraa (sur) y los alrededores de Damasco, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y los opositores Comités de Coordinación Local.

En Homs, dos personas murieron por un ataque con proyectiles de mortero en el barrio de Al Jalediya, según el Observatorio, mientras los Comités elevaron la cifra de fallecidos a siete.

Un testigo de Homs, Basel Fuad, dijo a Efe que los barrios de Yubar y Al Sultaniya en esta ciudad también fueron bombardeados con misiles por sexto día consecutivo.

Por su parte, en declaraciones a Efe un coordinador de la red opositora Sham, Yafar al Jeir, aseguró que el bombardeo contra Homs se intensificó hoy más que en los días previos.

"La situación militar y de seguridad sigue igual y nunca cambia", indicó Al Jeir, que añadió que las tropas sirias incendiaron varias casas en la ciudad.

En cuanto a la misión en el país de observadores de la ONU, Al Jeir cuestionó que estos puedan entrar en Homs para realizar su labor si siguen los bombardeos y están acompañados en todo momento por el régimen sirio.

El portavoz del Consejo Militar de los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) en Homs, Sami Kurdi, precisó a EFE que siguen comprometidos con el alto el fuego, pese a que las fuerzas gubernamentales están intentando recuperar las zonas controladas por el ELS como preparativo para la visita de los observadores.

Además, apuntó Kurdi, los ataques sobre Homs están siendo dirigidos por miembros de la Guardia Republicana y de confesión alauí, la misma del presidente sirio, Bachar al Asad.

En todo el país, el Observatorio confirmó la muerte hoy de dos personas frente a los quince fallecidos que citaron los Comités, si bien ninguna de estas informaciones ha podido ser verificada de forma independiente por las restricciones impuestas por las autoridades a los periodistas para trabajar.

Por su parte, la agencia oficial de noticias Sana señaló que seis miembros de las fuerzas sirias murieron y otros once resultaron heridos por la explosión de un artefacto colocado por supuestos grupos terroristas en la localidad de Mastumeh, en Idleb.

Además, un policía falleció por disparos en la ciudad de Deraa, al igual que un teniente coronel del ejército, que fue atacado por hombres armados en la de Duma, a las afueras de la capital.

La agencia oficial siria, Sana, añadió que los observadores de la ONU prosiguieron hoy sus trabajos en las localidades de Zamalka e Irbin, en los alrededores de Damasco.

Mientras, se mantiene el alto el fuego decretado desde el pasado jueves, que ha supuesto una disminución de la violencia pero no su fin definitivo.

El equipo de observadores militares no armados de Naciones Unidas, dirigido por el coronel marroquí Ahmed Himmiche, se encuentra en el país por tercer día consecutivo para supervisar la aplicación del plan de paz del enviado especial Kofi Annan, conforme a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esta iniciativa estipula el cese de hostilidades, el repliegue militar de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria, el acceso a la ayuda humanitaria y el inicio de un diálogo político, entre otros puntos.

Desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Al Asad, en marzo de 2011, más de 9.000 personas han muerto, 200.000 se han visto desplazadas a otros lugares del interior del país, y unas 30.000 se han refugiado en los estados limítrofes, según datos de la ONU.

elpais.com.co