Las tropas del régimen del presidente sirio Bashar al Asad han torturado, mutilado, violado y asesinado niños, y también han utilizado a menores de hasta 8 años como "escudos humanos" durante ataques militares contra los rebeldes, reveló este martes un informe de la ONU.

Naciones Unidas calificó al gobierno de Siria como uno de los peores en su anual "lista de la vergüenza" de países en conflicto en los que los niños son asesinados, torturados o forzados a combatir.

Organizaciones de derechos humanos estiman que cerca de 1.200 niños murieron en los 15 meses que dura la sublevación contra Al Asad, cuya brutal represión ha sida condenada por la comunidad internacional."Rara vez he visto una brutalidad semejante contra niños como en Siria, donde niñas y niños son arrestados, torturados, ejecutados y usados como escudos humanos", dijo a la AFP Radhika Coomaraswamy, representante especial de la ONU para niños en conflictos armados, antes de la presentación del reporte.

Las fuerzas gubernamentales de Siria capturaron a decenas de niños de ocho a trece años antes de perpetrar un ataque en el pueblo Ayn Aruz, en la provincia de Idlib (noroeste), el 9 de marzo, dice el reporte.Los niños fueron "usados por los soldados y miembros del ejército como escudos humanos, poniéndolos frente a las ventanas de los autobuses que transportaban personal militar para efectuar el ataque al pueblo", precisó.

Apoyándose en testimonios de gente que estuvo en el lugar de los hechos, el reporte de la ONU asegura que el ejército sirio, así como los servicios de inteligencia y la milicia Shabiha, partidaria de Al Asad, acordonaron el pueblo para perpetrar un ataque que duró cuatro días.

Entre los 11 muertos del primer día, había niños de entre 15 y 17 años. Otras 34 personas, entre ellas dos niños de 14 y 16 años, fueron arrestadas."Se presume que la mitad del pueblo fue quemado y que cuatro de los 34 detenidos fueron ejecutados y calcinados, incluyendo a los dos niños de 14 y 16 años", añadió el reporte.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que el reporte desveló una de muchas "violaciones graves" de derechos humanos perpetradas contra niños.El gobierno sirio y las milicias que le son partidarias estuvieron entre los nuevos integrantes de la "lista de la vergüenza de la ONU", junto con organizaciones y partidos políticos de Sudán y Yemen.

El reporte fue finalizado antes de la masacre de Hula (centro) el 25 de mayo, en la que 49 de las 108 víctimas parecen haber sido niños, algunos de dos y tres años, ultimados de un disparo en la cabeza o cuyos cráneos fueron brutalmente golpeados."La mayoría de los niños que fueron víctimas de tortura dijeron haber sido golpeados, impedidos de ver, sometidos a situaciones de estrés, azotados con pesados cables eléctricos, quemados con cigarrillos y en un caso se reportó el uso de choques eléctricos en los genitales", abundó el reporte.

La violencia se intensificó en Siria en las últimas semanas, a pesar de la supuesta vigencia de un alto al fuego acordado en abril. Según la oposición al gobierno de Asad, más de 14.000 personas murieron desde el comienzo de la rebelión contra el gobierno, en marzo de 2011- Las tropas del régimen del presidente sirio Bashar al Asad han torturado, mutilado, violado y asesinado niños, y también han utilizado a menores de hasta 8 años como "escudos humanos" durante ataques militares contra los rebeldes, reveló este martes un informe de la ONU.

Naciones Unidas calificó al gobierno de Siria como uno de los peores en su anual "lista de la vergüenza" de países en conflicto en los que los niños son asesinados, torturados o forzados a combatir.Organizaciones de derechos humanos estiman que cerca de 1.200 niños murieron en los 15 meses que dura la sublevación contra Al Asad, cuya brutal represión ha sida condenada por la comunidad internacional.

"Rara vez he visto una brutalidad semejante contra niños como en Siria, donde niñas y niños son arrestados, torturados, ejecutados y usados como escudos humanos", dijo a la AFP Radhika Coomaraswamy, representante especial de la ONU para niños en conflictos armados, antes de la presentación del reporte.

Las fuerzas gubernamentales de Siria capturaron a decenas de niños de ocho a trece años antes de perpetrar un ataque en el pueblo Ayn Aruz, en la provincia de Idlib (noroeste), el 9 de marzo, dice el reporte.

Los niños fueron "usados por los soldados y miembros del ejército como escudos humanos, poniéndolos frente a las ventanas de los autobuses que transportaban personal militar para efectuar el ataque al pueblo", precisó.

Apoyándose en testimonios de gente que estuvo en el lugar de los hechos, el reporte de la ONU asegura que el ejército sirio, así como los servicios de inteligencia y la milicia Shabiha, partidaria de Al Asad, acordonaron el pueblo para perpetrar un ataque que duró cuatro días.

Entre los 11 muertos del primer día, había niños de entre 15 y 17 años. Otras 34 personas, entre ellas dos niños de 14 y 16 años, fueron arrestadas."Se presume que la mitad del pueblo fue quemado y que cuatro de los 34 detenidos fueron ejecutados y calcinados, incluyendo a los dos niños de 14 y 16 años", añadió el reporte.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que el reporte desveló una de muchas "violaciones graves" de derechos humanos perpetradas contra niños.

El gobierno sirio y las milicias que le son partidarias estuvieron entre los nuevos integrantes de la "lista de la vergüenza de la ONU", junto con organizaciones y partidos políticos de Sudán y Yemen.

El reporte fue finalizado antes de la masacre de Hula (centro) el 25 de mayo, en la que 49 de las 108 víctimas parecen haber sido niños, algunos de dos y tres años, ultimados de un disparo en la cabeza o cuyos cráneos fueron brutalmente golpeados.

"La mayoría de los niños que fueron víctimas de tortura dijeron haber sido golpeados, impedidos de ver, sometidos a situaciones de estrés, azotados con pesados cables eléctricos, quemados con cigarrillos y en un caso se reportó el uso de choques eléctricos en los genitales", abundó el reporte.

La violencia se intensificó en Siria en las últimas semanas, a pesar de la supuesta vigencia de un alto al fuego acordado en abril. Según la oposición al gobierno de Asad, más de 14.000 personas murieron desde el comienzo de la rebelión contra el gobierno, en marzo de 2011

AFP